martes, julio 26, 2011

Una Campaña Civil

El número décimo tercero de la saga lo terminé el pasado viernes. Qué gustazo de lectura, una vez más. Y esta es, de nuevo como ocurriera con "Recuerdos", una novela que rompe un poco con el lev motiv de toda la saga. Se trata de un capítulo en el que abandonamos las aventuras "space opera" para regalarnos una novela mucho más cómica, dulce, incluso romántica, siempre en clave de comedia. Además, Bujold se permite el lujo de narrar muchos aspectos desde el punto de vista de otros personajes, relegando a Miles Vorkosigan, no a un segundo plano, sino a un espectador de lo que le ocurre a si mismo.

Empezaré por el argumento (puede ser Spoiler, sino has leído las otras doce novelas), y más tarde hablaré de los grandes momentos de la novela: "Miles vuelve a Barrayar tras su última aventura como Auditor Imperal en Komarr (ver "Komarr"). Miles está profundamente enamorado de Ekaterin Vorsoisson, y enfoca su cortejo erróneamente, como si de una de sus misiones del Almirante Naismith se tratasé, lo que convierte la empresa en algo muy difícil. Además, está próxima la boda del Emperador Gregor, y le toca prepararla como al resto de los Vores. y por si fuera poco, su hermano Mark, la lía con una nueva iniciativa para ganar dinero

El primer gran acierto de la novela es que esta vez Miles, aunque sigue siendo el centro de atención, no es el único que narra la historia. Hasta cinco puntos de vista tenemos en "Una Campaña Civil". Miles, la propia enamorada de Miles, Ekaterin; El hermano clon de Miles, Mark; Kareen Kouldeka, que está con muchas tribulaciones a su vuelta de Colonia Beta y el primo Ivan. Bujold es una maestra a la hora de hacer confluir varias tramas, esas que cuenta cada uno, en nudos que se entrelazan. Asistimos a como cada personaje siente, duda, reflexiona, lucha e intenta conseguir lo que quiere, desea y en algunos casos puede.

En mi caso concreto, la recuperación de Ivan como personaje muy principal es un gran acierto. Es una grandísimo personaje y Bujold lo exprime como nadie. Además, también se recuperan los personajes de Aral y Tante Cordelia, los padres de Miles. Cada uno de ellos tiene un capítulo soberbio con Miles. Es como si Bujold hubiera reunido a sus mejores personajes en esta novela, pero dejando espacio para todos.

Cómo decía al principio, la novela se aleja de la aventura y "space opera" habitual. Sin embargo, Barrayar es un mundo MÁGICO Y CARACTERÍSTICO en si mismo, y Bujold nos deja sus pinceladas de ese mundo de intrigas políticas y aristocracia. Barrayar es tan real a manos de Bujold, que sus historias son fascinantes. Esta vez hay líos con las herencias de los condados Vor, mezclado con biología, botánica, genética y traición, mucha traición al estilo de Barrayar. 

Pero el punto fuerte de la novela es el humor. El irónico, el negro, el directo y claro, todo. Hay cientos de miles de perlas, muchas más que en los libros anteriores, pero sin duda, EXISTE EL CAPÍTULO 9, LA CENA DE MILES. Este capítulo, por si sólo, hace merecer todo el libro, que digo, toda la saga. Llegar a leer esa cena, que empieza suave, pero que va en un incremento de humor, líos, enredo y caos, es ALUCINANTE, es soberbio. Toda va torciéndose, según todos los personajes que junta Bujold a la mesa...y tiene momentos HILARANTES. Hacía años que no tenía que dejar de leer para enjuagarme las lágrimas de lo que me estaba riendo. DE VERDAD, MAGISTRAL.

En fin, Una novela más que confirma a Buijold como la reina de la Space Opera, de la Ciencia Ficción en el espacio, del humor inteligente, y que está dotada sobre-humanamente para escribir esta saga. Sin duda alguna, lo mejor que se puede leer...

No hay comentarios: