lunes, diciembre 12, 2011

Larry Crowne

Una de las películas del fin de semana, "Larry Crowne", una comedia romántica con dos protagonistas casi absolutos, que resultó ser más agradable de lo que esperaba, sobre todo, menos "pastelona" de lo que cabía imaginar por el cartel de actores. 

Tenemos a  Tom Hanks metido a director por segunda vez en su vida. La primera fue la sorprendente "The Wonders", aquella sobre los músicos. En esta, además participa en el guión, y se ha puesto como protagonista indiscutible, junto a la inefable Julia Roberts.

"Larry Crowne" cuenta la historia de Larry Crowne, un diligente trabajador de una cadena de supermercados, que casi siempre es el empleado del mes, hasta que le despiden, porque no tiene estudios superiores y no puede ascender en la cadena. Se queda en el paro, y el mundo se le viene encima. O no. Empieza a estudiar un curso universitario de economía y otro de hablar en público, donde conoce a la profesora Tainot, que le cambiará la vida, en varios sentidos.

La cinta gira en torno a Hanks en todo momento. Es una vuelta a sus personas más cómicos, aunque en plan serio y con crítica social de por medio. Pero no se asusten, la crítica social sólo está dibujada con lápiz grueso, y no es la intención de Hanks, ni mucho menos. La intención es el lucimiento personal, y de la Roberts, en papeles cómicos pero sin gags contínuos. Y lo logran. Los primeros minutos de la cinta, desde la presentación del personaje de Tom Hanks, el varapalo, y el posterior descubrimiento de los estudios son magníficos. La parte cómica, que recae en poner a Hanks en situaciones desconocidad, y/o jugar con los diálogos con la Roberts funciona. 

Además, y como decía al principio, la cinta es casi de protagonismo absoluto de los pesos pesados, pero hay pequeños papeles que los complementan. La alocada compañera de clase, el vecino vendedor, el cachondo profesor de economía, etc. Acertados papeles, sobre todo en no darles mucho peso y en aportar mucha comicidad "bien hecha"..

La historia, intrascendente y cándida no pretende mucho más, y pasa alegre durante toda la cinta. La pena es que el romance entre los dos, no cuela. Hay mucha complicidad en la actuación, en la parte cómica, pero absolutamente ninguna en la parte romántica, y eso lastra esa parte de la cinta, sin duda lo peor. Cómo digo, en el resto, ambos actores lo hacen muy bien y funcionan.

La cinta tiene un gran momento final, en el discurso que cierra la participación de Hanks en su clase de "oratoria". Toda una escena bastante bella, y como digo, cerrada con un hábil discurso del actor, dando muestras de que, cuando ha querido, ha actuado muy bien. 

En fin, una cinta que para nada es una joyita, pero que permite verla plácidamente, divertida y con ritmo, con dos actores que por mucho que nos pese, y pase el tiempo, siguen teniendo unas buenas tablas, sobre todo cuando se mueven en lo que mejor saben hacer.

No hay comentarios: