martes, diciembre 13, 2011

Un Hombre Tranquilo

Otra de las películas del fin de semana. Aunque me parece algo insultante ponerla a la misma altura que cualquier otra cinta que se haya podido ver este fin de semana. "Un hombre Tranquilo" es una de esas, pocas, OBRAS MAESTRAS de todos los tiempos. Desde el inicio, te das cuenta de que estás ante una gran película, una de esas películas que han hecho, que han contribuido a la historia del Cine, con C Mayúscula. Y la verdad es que esta revisión (no recuerdo si hacía más de 15 años que la había visto) me ha parecido SOBERBIA

"Un Hombre Tranquilo" es una película de John Ford de 1952. Si, de hace casi 60 años. De esas en Technicolor en pantalla cuadrada. Un clásico, pero que sigue tan fresca, dura, descarnada, divertida y melodramática como cuando se estrenó.

Esta cinta cuenta la historia de Sean Thornton (John Wayne), un irlandés que vuelve a su tierra desde los estados unidos tras dejar allí su pasado. Quiere comprar la casa dónde vivió de niño, y vivir ahí con Mary Kate Danaher (Maureen O'Hara), de la que se ha enamorado locamente. Pero las cosas no son fáciles con el hermano mayor de esta. Y todo esto en el pueblecito de Innisfree, con unos personajes secundarios excelentes.

Lo primero que debo decir es ¡¡¡que grande es Victor Young!!! Que gran compositor fue. La música de toda la cinta es excelente, pero es en la primera escena, cuando Sean llega a Innisfree dónde se luce con locura. Sólo por esta banda sonora la cinta de Ford merece la pena...pero es que hay mucho más....

Lo primero de todo es que es una cinta REDONDA, soberbia. Con un humor muy fino, entre lo grotesco, lo real y lo crítico, pero que encierra un drama, un melodrama increíble. Los personajes, TODOS, desde los dos protagonistas, pasando por TODOS los secundarios están bien creados y dibujados. El ambiente festivo de toda la cinta, que como digo rodea al drama es impecable. Y todo rodado con un aspecto colorido, rico en detalles y con esa ambientación en Innisfree, un personaje más, en una Irlanda curiosa, extraña pero cercana.

Para Ford, un director magistral contando historias duras pero realistas, es muy importante el DRAMA. "Un Hombre Tranquilo" es una historia de un drama, de un melodrama entre dos amantes. Es triste por momentos (la escena del marido que no duerme en su cama, es dura de narices) y es emocionante por momentos (la escena final te pone los pelos como escarpias de emoción) y sin embargo, durante todo ella es una de las cintas más desternillantes que se pueden ver. ¿Cómo es posible mezclar tan bien drama y humor?  Pues con un guión repleto de escenas inolvidables y personajes secundarios que se comen las escenas....

...Ford siempre lo hizo así, rodearse de personajes secundarios magistralesBarry Fitzgerald hace de Michaleen Oge Flynn, un personaje que desde la primera escena nos enamora con sus locuacidad, con sus "tonterías" y con su saber hacer. Se encarga de hacer de casamentero (en una escena borracho con la O'Hara desternillante), de carabina, de pregonero, de árbitro de boxeo, en fin, de todo. Un tipo excepcional. También están los diferentes curas, párrocos de diferentes religiones. Magistralmente retratados. Los trabajadores del tren de la estación, el caballero impertérrito inglés, el tabernero, ...muchos pequeños grandes personajes que Ford lleva con magistral mano por la cinta. 

Y Wayne y O'Hara están fantásticos. Y eso que John Wayne no tuvo fama de ser un gran actor, pero aquí lo borda como el enamorado Sean. Cómo para no enamorarse de una bellísima irlandesa O'Hara, que hace de mujer dura, mujer autoritaria, dominante, poco convencional, que no acepta la autoridad de los hombres, y que también le suelta unas buenas reprimendas (psicológicamente) a su marido. Ambos están en todas las escenas magistrales, y juntos tienen una fuerza brutal.


"Un hombre Tranquilo" es absolutamente genial. Todas las escenas tienen "algo", pero si debo destacar, aquí están algunas:
 - El beso de los protagonistas en el cementerio, calados hasta los huesos de amor...y agua...
 - La pelea final de John Wayne y "El Pelirrojo" Danaher. Un canto contra la violencia y la lucha. Es como una pelea de dos niños, un juego. Acaban siendo amigos, nadie gana ni nadie pierde, se han entendido, no a través de la pelea, sino porque era absurda la disputa. Lo sabían antes de pelearse, pero tenían tanta furia que deben sacarla.
 - la Escena del cura y la O'Hara, mezclando inglés y gaélico, preciosa.
 - Los paseos en carricoche con la carabina Michaleen.
 - El parón de la pelea en la taberna a beber una pinta de cerveza negra....que grande.
 - La noche de bodas 
 - La carrera de caballos
 - La foto de la boda de los protagonistas...absolutamente delirante
 - La escena inicial en la estación del tren....con las personan intentando "ayudar"...
 - La primera vez que llega Wayne a "Blanca Mañana" y la O'Hara le ha limpiado la casa y le pilla a ella allí....

En fin, es una cinta de esas que están en el Olimpo del Cine. Que habría que verla una vez al año, varias veces en la vida, para reconciliarse con el drama, el amor, el humor, y el Cine.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La veremos, y te diré... Como está el chiquillo?
B.

Anónimo dijo...

Totalmente deacuerdo con tu descripción de la película.
Autentica obra maestra.