miércoles, febrero 29, 2012

HUGO: El Último Castillo

Ganador del Premio Hugo a la mejor novela corta en 1967. Este "El Último Castillo" es una obra que me ha resultado un poco difícil de digerir. Tarda mucho en "arrancar" y para cuando lo hace, ya tiene que terminar. Eso si, es una obra pura de SF de los años 60, sobre el devenir del hombre y la lucha por ser tradicional o por evolucionar. En resumen, no me ha parecido para nada una obra ganadora de tal premio, pese a ser una buena obra de SF.

La historia sería la siguiente: "Estamos en el planeta Tierra, en un futuro lejano. Los hombres, que viven como señores feudales en sus castillos, tiene varios seres de otros planetas a su servicio. En concreto, a los meks, que se encargan de todas las tareas que requieren trabajo. Los hombres, que se llaman a si mismos caballeros, sólo se encargan de pensar, de ser teóricos. Todo cambiará cuando los meks se revelen y quieran exterminar a los hombres, que se creen muy seguros en sus fortalezas inexpugnables."

Cómo decía, Jack Vance nos presenta muy concienzudamente la sociedad de la que habla. Demasiada profundidad, a mi gusto, para una novela corta. Vance "pierde" demasiado tiempo en detallar la sociedad que criticará más adelante, crítica que en comparación, es más corta que la descripción. Todo el libro es una lucha constante entre los teóricos humanos que son tradicionales, que no quieren cambiar su mundo, y no quieren mover un dedo para trabajar o incluso hacer las tareas requeridas para luchas contra los meks, y los humanos que ven esta guerra como un punto de inflexión para que su sociedad avance. Sin embargo, Vance entra poco en la lucha, critica muy por encima, y aunque sepamos que está a favor de la evolución, de romper con el pasado, es una pena que lo declara de manera un poco "sosa".

Las cosas buenas de la novela, son los capítulos más puros de SF. Esos dónde se relatan tecnologías, dónde se explican las raras especies (como las aves que usan para viajar o los vehículos de energía), las armas y el mundo en el que se desarrolla la aventura. Otros pasajes también típicos son las discusiones del consejo, dónde se debate, de modo teórico, sobre lo que ocurre. Buenos pasajes.

Cómo decía, una novela un poco agridulce, que me ha dejado mal sabor de boca ya que para ser un Hugo espera mucho más. Seguro que leeré más a Vance, es un autor muy prolijo y reconocido, pero este primer encuentro me ha dejado frío.

2 comentarios:

Fernando Sanz dijo...

Buena entrada socio!!!! El día que termine mi libro, quiero una critica tuya!!! ;)

Moisés Montero dijo...

Siempre y cuando me dejes leer el manuscrito antes XDDDDDDDDDDDDDDDD