lunes, febrero 13, 2012

Rise of the Planet of the Apes

La película de este pasado fin de semana. "Rise of the Planet of the Apes" (dado que la hemos visto en VOS, me quedo con el título original) ha sido una gran decepción. Por dos razones, primero por el contenido, la historia, y segundo por la factura. 

Esperaba ver una "precuela" sobre como los simos, monos, chimpancés, llámalo x quedaban como dominadores de un planeta como la Tierra o la misma Tierra. Una génesis de las historias de las películas clásicas y/o el "remake" de hace unos años. Sin embargo, me he encontrado que todo esto que cuento, se despacha en 2 minutos TRAS los títulos de crédito finales. Si, si, después de acabar la cinta, y mostrar algunos de los títulos finales, asistimos a un epílogo de 2 minutos dónde se atisba como se extinguirá la especie humana, por un piloto de avión mediante. Sin comentarios.

Lo otro, como decía, la factura. Esperaba una cinta trepidante de acción, de ciencia ficción, de ....bueno...de algo. Pues no. Ritmo lento, cansino, en unos primeros 50 minutos dónde no ocurre nada, dónde para contar cualquier cosa se explayan indefinidamente. Tedioso. Y dónde la acción queda relegada a escasos momentos, o bien concentrada en una única escena excesivamente larga y mal llevada.

La historia podría ser: "Un joven científico (James Franco) trata de lograr una cura para la enfermedad de su padre (John Lithgow), Alzheimer. Para ello investiga con un suero en chimpancés. El suero parece funcionar, volviendo a los monos muy inteligentes, regenerando su cerebro. Sin embargo, aunque en los humanos parece funcionar, tiene efectos secundarios que llevan al desastre. Gracias a este suero, los chimpancés toman conciencia de si mismos, y escapan a un bosque.". Todo esto que cuento, dura exactamente 105 minutos. Y no hay nada más.

James Franco, que me parece un buen actor cuando trabaja en películas serias (como teóricamente esta es) lo hace bien. Me gusta mucho en VOS, ya que tiene mucha fuerza en la voz, y transmite muy bien los estados de ánimo. Pero no basta. Incluso John Lithgow, uno de esos secundarios de lujo, hace que su papel sea de lo más digno, con una meritoria escena de locura en un coche perfecta. Sin embargo, todo esto no basta. El resto de personajes humanos no existen, son tópicos, clichés mal hechos. 

En cuanto a los chimpancés, monos, simos, gorilas y demás, cantan en exceso los efectos especiales. En el asalto a los laboratorios, es horrible como cantan los "mate-painting", los renders y demás efectos. En otras escenas igual. Lo siento, pero no hay ni una puñetera emoción en Cesar, el simio protagonista. Nada, cero. Ni siquiera en el final, dónde se convierte en un humano.

Las escenas de máxima tensión no transmiten nada. Son asépticas, increíbles y sin ninguna tensión. Sabemos lo que va a pasar (la máxima de que la policía es tonta es de "cum laude" aquí) y son una simple escusa para meter tiros, explosiones y un gorila súper-héroe capaz de destrozar un helicóptero.  Y las escenas por las calles de San Francisco, son sonrojantes, de vergüenza ajena, de verdad. Con eso lo digo todo.

Poco más puedo añadir. No puedo entender, aún, cual era el objetivo de la historia, ni lo que se pretendía contar (la escena cuasi-final no se sabe lo que significa, y la final final, menos aún, hay que imaginárselo todo), pero realmente, la película no tiene por dónde cogerla, pese al buen hacer de los actores de carne y hueso, que también creo, poco sabían lo que estaban haciendo.

No hay comentarios: