viernes, marzo 09, 2012

Octopussy y otros relatos de Ian Flemming

Después de deleitarme con el anterior libro (aquí puedes leerlo), en lugar de regresar a mis premios hugo (ver), he decidido leer un poco de literatura más sencilla. Nada menos que a Ian Fleming, creador de James Bond. He empezado por un compendio de tres relatos, más o menos cortos. Mi sensación ha sido un poco agridulce. Es obvio que soy un admirador de James Bond. Bueno, de las pelis de James Bond. Me encantan, todas, por alguna razón. También es obvio que las hay muy buenas, mejores, normales y malas, pero todas tienen un encanto increíble.

La versión original en papel, por desgracia, es deudora ya de la versión cinematográfica, pese a ser la original. Cuando leemos a Bond, James Bond, nos imaginamos a Moore, o Connery, o Brosnan o cualquier otro. Pues bien, los relatos estos, son entretenidos, tienen el germen del espía, están construidos con cierta experiencia del escritor que él mismo fue espía....pero su calidad es pobre. Se salvan, porque en tu cabeza suena la música de las pelis, y porqué en el fondo, mientras lees, lo recreas cinematográficamente hablando.

Por cierto, no hay que olvidar que Ian Flemming es­cri­bió otras dos no­ve­las, "Chitty Chitty Bang Bang" y "The Dia­mond Smug­glers", no am­bien­ta­das en el mundo de los ser­vi­cios se­cre­tos.

Los relatos que he leído son:
  • Octopussy: "Bond es enviado a charlar con el comandante Dexter Smythe, retirado en Jamaica. Smythe tiene un oscuro pasado como agente infiltrado contra los nazis, pero parece que esconde algo más, y eso que Smythe lleva una vida tranquila en el Caribe, analizando a un pulpo, al que llama "Octopussy". Cuando Bond se presenta, Smythe empieza a tener dudas de que pasará con su pasado...."
  • Propiedad de Una Dama: "Bond va a investigar a un agente soviético que trabaja para Inglaterra en una subasta por un huevo Fabergé que ha recibido como herencia. La cosa se complica al intentar descubrir al responsable de la KGB en Londres."
  • The Li­ving Day­lights/Alta Tensión: "Bond tiene que matar a un francotirador ruso. Para ello, es enviado al lugar donde se cree que está, donde permanece varios días con otro espía. Durante esos días, al estar junto a un auditorio, ve pasar a un grupo de chicas de una orquesta, llamándole la atención una en especial, la del violonchelo. Bond se debatirá entre las obligaciones de matar, y el tiempo libre para observar a la chica de la orquesta."
El primero de ellos (Octopussy) NO tiene nada que ver con la película. Bond es menos que un personaje secundario, todo el relato es del propio Smythe. Me ha gustado esto, así como el relato del oscuro pasado, muy bien descrito, crudo y emocionante. El final es decepcionante, bastante infantil y predecible.

Sobre "Propiedad", no tiene película como tal, aunque el temita del huevo Fabergé es usado precisamente en "Octopussy". El relato es 100% de espías, pero que esté James Bond o Austin Powers es lo de menos. Eso si, es curioso ver la descripción de la mujer protagonista que hace Ian Flemming. Bastante machista tirando a misógino. La descripción de lo que es engañar al enemigo y los agentes dobles merece la pena, así como la escena de la subasta. Pero en general, el relato no me ha parecido nada del otro mundo.

Sobre Alta Tensión, este es el relato que más reflejo fiel tuvo en la película del mismo nombre. De hecho ha sido el relato más dulce de los tres, el mejor, sin duda. Mezcla muy bien la tensión del asesino, de la misión de 007, de las tareas que le hacen ser 00 (licencia para matar) con lo que conocemos del Bond habitual, mujeriego, bebedor, e irrespetuoso. La tensión en las pocas páginas es mucha, y realmente es una obra típica de James Bond. Ella sola merece la pena.

En fin, un acercamiento agridulce a Bond, James Bond literario. Merece la pena por ser un libro de tres relatos que se leen en un verbo. De hecho, los he leído en menos de 2 horas. Lo tenéis aquí.

No hay comentarios: