miércoles, mayo 30, 2012

Luftslottet som sprängdes

O dicho de otro modo la tercera y última parte de Millennium en la versión cinematográfica conocida por aquí como "La Reina en el Palacio de las Corrientes de Aire". No puedo añadir mucho más a lo dicho en la entrega anterior. De nuevo más de dos horas aburridas, sin centrar el tiro y que alarga en exceso un argumento de por si muy vacío. 

En esta última parte se cuenta "Lisbeth Salander ha sobrevivido a todo lo vivido en los turbios acontecimientos anteriores, pero está muy mal herida y permanece en la UCI de un hospital. Su vida pende de un hilo, pero quiere demostrar que ella no cometió los tres asesinatos por los que va a ser juzgada si sobrevive y quiere vengarse de quién ha intentado matarla y de las instituciones gubernamentales que le han arruinado la vida. Con la ayuda de Mikael Blomkvist y la redacción de Millennium, Lisbeth tendrá que encontrar ese hilo del que tirar antes de que sus enemigos consigan matarla.".

Pues bien, no hay mucho más que decir. De nuevo la acción brilla por su ausencia pese a que haya escenas para ello, pero el tedio reina sobre cualquier cosa. No hay posibilidad de simpatizar ni empatizar con los personajes, ya que cada vez son más absurdos. 

En fin, un cierre de una saga que había que ver por aquello de saber que pasaba. El error estuvo en ver la segunda parte. Si hubiera acabado con la primera, ya sería suficiente.

No hay comentarios: