jueves, septiembre 22, 2016

Moonraker

Tercera novela de Ian Fleming sobre el agente ficticio del servicio secreto británico James Bond que devoro. Digo devorar porque se lee en un verbo y la verdad es que me ha gustado mucho, mucho. La verdad es que aun siendo unas novelas ligeras (no nos engañemos, no son literatura de altura) están muy bien construidas, ambientadas y sobre todo tienen un magnetismo innegable. Y estamos hablando de un libro de 1955, en un mundo muy diferente al actual (por ejemplo en Inglaterra era delito ser homosexual).


El argumento de "Moonraker" sería el siguiente: "M le pide a James que le eche una mano con un asunto extra-oficial. Un magnate influyente, muy querido por Inglaterra, Sir Hugo Drax parece que hace trampas al bridge en el mejor club social del Mundo. James caza al tramposo y le da una lección. Pero resulta, que días más tarde, Bond, ya como agente del servicio secreto Británico encubierto, tendrá que trabajar para el señor Drax asegurando la integridad del cohete nuclear que está construyendo para Inglaterra. Y las cosas se torcerás, como siempre.".

Como decía, el libro es lo que es. Hay malos muy malos (nada menos que nazis al servicio de Rusia, joder que tropa) y buenos muy buenos (Bond y en este caso una policía infiltrada). Los malos hacen cosas malas y los buenos salvan el mundo. Pero a parte de eso, el libro esconde muchas cosas bien hechas.

Primero, el argumento. Solido y bien desarrollado. El libro tiene dos partes francamente excelentes, que funcionarían por si mismas, pero que hacen un todo magnifico. La primera se centra en una batalla sobre una partida de bridge en un club de Londres entre Bond y el magnate Sir Hugo Drax. Magnífico el lucimiento de Bond teniendo que emborracharse y a la vez jugar una partida extrema, haciendo trampas para desenmascarar a un tramposo. Y la segunda parte, sigue con la misión de James Bond para impedir que se líe parda con el cohete nuclear que construye Drax. Acción a raudales, varias escenas en el límite y un desenlace frenético con cuenta atrás.

Otro de los aspectos de lucimiento de Fleming es la localización. Nada de cuestiones exóticas, no. Todo transcurre en Inglaterra pero hay escenas en varios puntos, Londres, Dover, en plena carretera, etc. Y es curioso como  el libro juega con las amenazas de los años 50, los cohetes atómicos, los nazis queriendo vengar a la Alemania derrotada, la guerra fría contra los Rusos, etc. Muy bien llevado todo, como digo, en territorio inglés.

Y luego está Bond.Es mucho más profundo y culto de lo que creemos por el cine. Tiene unos diálogos mordaces e inteligentes con todo el que se presta a hablar con él. Pero además él es conquistador, mujeriego, seductor, directo y sin morderse la lengua, bebedor empedernido (escena fantástica en el club de M), fumador, conductor al límite (escena genial de persecución), etc. Esos detalles que hacen a Bond ser Bond, están ahí, continuamente. Como esa manía suya de salvar el mundo y solucionarlo a tiros, matando sin piedad.

Y por cierto, mención especial para los personajes secundarios. Drax da auténtico miedo y asco a la vez. Sus dos ayudantes también, implacables. Y la policía infiltrada está bien construida. Eso si, al corte del trato a las mujeres de los años 50, no se crean. Bond no tarda nada en desear follar con ella (como suena, dicho más o menos así por el personaje) y lo consigue en una escena sensual (con baño en la playa desnudos) y de acción a la vez (casi mueren). Lo tiene todo la chiquilla.

El libro está plagado de escenas muy buenas, pero me quedo con tres. Toda la partida de bridge es genial. Da igual si sabes jugar a ese condenado juego o no. Hay una tensión increíble y Bond tiene que prepararse a conciencia. La escena de la persecución en coche. Con faros apagados, velocidad, accidentes y muchas más cosas. Bond es implacable. Y como no, la escena final pos-créditos que diríamos. Con un Bond duro y frío, a pesar del dolor, que demuestra porqué es Bond, James Bond.

En fin, tercera entrega de una saga que me dará muchas alegrías. La recomiendo si te gusta la acción y los libros de espías. Pero sobre todo, para fanáticos del personaje de Bond, no puede faltar. A por ella.

No hay comentarios: