jueves, junio 14, 2012

Hardwired

He llegado a esta novela de Walter Jon Williams por casualidad y la verdad es que merece mucho la pena. "Hardwired" es una novela "cumbre" del cyberpunk, y por ende la Ciencia Ficción. Eso si, una novela de 1986, que debo decir ha envejecido de manera soberbia. La ambientación cyberpunk, así como la recreación de un futuro no tan lejano y no tan imposible son excepcionales, así como el ritmo del libro.

El libro cuenta: "Estamos en un futuro no muy lejano. El mundo, la humanidad, está divida en dos partes. Los que viven (aún) viven en la Tierra y los que viven en la órbita de la Tierra (y más allá) conocidos como orbitales (bien sea porque han emigrado ahí o porque han nacido ya en órbita). La vida es muy dura. No hay naciones, sino corporaciones y multinacionales que gobiernan. Los orbitales dominan (a) la Tierra, a través de esas corporaciones. En la Tierra se ha establecido todo un mundo de traficantes y un gran mercado negro. Los traficantes cuentan con los tanquistas, conductores de carros blindados (o algo que se le parece) que hacen el contrabando. Y se desata una encarnizada lucha entre dos corporaciones por dominar la Tierra, pillando a Sarah, una buscona y guardaespaldas y a El Cowboy, el mejor conductor de tanques y aviones del mundo, juntos en una batalla por....sobrevivir."

Cómo buena novela de cyberpunk hay mucha parafernalia tecnológica, informática y armas. Los humanos tienen cientos de implantes en forma de chips para mejorar sus habilidades y el intelecto. Hay implantes para comunicarse con las máquinas, para conducir 'casicualquiercosa' de manera magistral y hay muchas armas, destrucción y desolación.

En este panorama Walter Jon Williams construye un futuro no muy lejano que, a parte de toda la parafernalia cyberpunk, bien podría ser algo razonable, por aquello de las mega corporaciones que dominan el mercado y por ende a todos. Ejemplarizado en las farmaceúticas en la novela, que se dedican a todos los palos, no sólo al de los medicamentos.

Walter Jon Williams construye una novela con dos partes bien claras. La primera, la más densa y pesada, la de establecer las bases del mundo, y de los dos personajes principales, el de Sarah y el del Cowboy. La profundidad y extensión de las descripciones y de la inmersión en el mundo es tal, que prácticamente "lo ves" y lo vives. Es excelente lo bien que llegamos a conocer a Sarah y a El Cowboy, así como a los demás personajes secundarios. Pero nada, ni nadie, es exactamente lo que parece, y hasta ahí puedo escribir.

Después, en una segunda parte mucho más llena de acción, de esa bien escrita y relatada, con un ritmo endiablado que no te deja quitar ojo de las páginas (o de la tinta electrónica en mi caso) nos mete de lleno en una guerra. Además tiene algún que otro giro argumental nada esperado y bien llevado. Y sobre todo, momentos muy bellos, muy cinematográficos y sobre todo muy bien descritos, como el primer vuelo del "Pony Express" contra su primer transbordador, la última batalla, la visita a casa de Albre­cht Roon, el encuentro con los motoristas libres, y muchos más. 

En fin, un libro de SF muy bien escrito. Quizá algo denso al principio pero que se hace muy bueno después, consiguiendo una novela redonda, cruda, directa y algo des-esperanzadora, pero muy en la línea del cyberpunk.

1 comentario:

Javier dijo...

¡Apuntada a la lista "To Read"!