jueves, julio 12, 2012

La Leyenda del Ladrón

Cómo me ha gustado este libro. Es sin duda alguna, la alegría literaria del 2012, pero su lectura se quedará grabada en mi retina y en mi cerebro durante muchos años. "La Leyenda del Ladrón" es un libro que honra la literatura de aventuras, dentro de esta novela histórica hay un montón de historias. Pero sobre todo hay amor por la literatura, por un trabajo bien hecho, e imaginación a raudales.

Juan Gómez-Jurado es el autor. El mismo de "Espía de Dios", "Contrato con Dios" y la mejor de las que había leída HASTA ahora "El Emblema del Traidor". Pero en esta cuarta, en Leyenda ha ido un poco más allá. Ha refinado su estilo, ha contenido su ímpetu a la hora de contar las cosas y ha sabido, aún mejor, dotar a Leyenda de un ritmo endiablado.

Las 700 páginas VUELAN. Los capítulos, cortos y certeros se van sucediendo con un magistral encadenamiento. Los interludios, que los tiene, están magníficamente situados, pero sobre todo, la historia central te atrapa y te mantiene hasta la última línea.

La historia nos traslada a la Sevilla del siglo XVI. Pero Sevilla no es sólo una localización, es un personaje más. La calidad de la documentación y de los años que Juan ha trabajado el libro se nota. Sevilla es un ingrediente fundamental, como lo es la España de aquellos años. Leyenda nos va a hablar del poder, de la corrupción, de los impuestos, de robar a los pobres, de la diferencia entre clases. Pero ojo, en dicho siglo, aunque bien podría tratarse de la época actual. Hay banqueros corruptos, comerciantes que se lucran timando, robando y engañando, y de los pobres que luchan por impedirlo. ¿Nos suena?...

Normalmente escribo una reseña del argumento, pero esta vez no quiero contar más de lo que ya cuento. Cómo me dijo Juan Gómez-Jurado, el libro es una leyenda de aceros, oro y sueños.

La imaginación de Juan, mezclada con esos cuatro años de trabajo y documentación nos trasladan a esa España. Esa dónde algunos sólo comían un trozo de pan al día, dónde la mierda inundaba las calles, pero el Rey engordaba deudas con Genoveses para costear una guerra por soberbia más que por necesidad. Esa España, con una Sevilla como capital casi mundial del comercia y la delincuencia, que aunque pasaba hambre pretendía ser la dueña del mundo. Juan Gómez-Jurado de manera ÁGIL, PRECISA y FLUIDA nos lleva a esos días. Nos deleita haciéndonos VER la belleza y el esplendor de las calles, pero también lo duro de la vida. Desde un enigmático prólogo nos lleva a esa época. Pero además, no es de una manera "sólo" contemplativa, sino que nos metemos de lleno en ella. Y eso lo logra gracias a su estilo de hacernos ver y sentir las cosas metiéndonos dentro de los personajes. Somos Sancho, somos Clara, somos Vargas.....y hasta Groot o Dreyer...

Y cómo leéis, digo muchas veces que "vemos" cosas en Leyenda. Y es que este libro es, de todos los que ha escrito Juan Gómez-Jurado, y posiblemente de los que yo he leído, el más cinematográfico que conozco. Ya lo avanzó Juan en su presentación, que él mismo concibe los libros muy cinematográficamente, pero es que es así. Por momentos vemos las escenas como si desde un plano secuencia se tratase, la acción gira en torno a los personajes como si fuera la cámara que sigue la misma, etc. Es magnífico la idea de leer, de imaginar las cosas, y de poder imaginarlas además, como imágenes.

Otro aspecto destacadisimo es que la historia, pese a ser imaginada por Juan Gómez-Jurado, e insertada como novela o thriller histórico está aderezado por un montón de personajes históricos. Es decir, lo que ocurre es ficción, histórica, pero ficción, pero la sensación es que BIEN PODRÍA HABER SIDO ASÍ. No sólo por la labor de Juan Gómez-Jurado de hacerlo todo coherente, documentado y casi real, sino porque además hay varios personajes históricos muy relevantes incorporados a la trama de manera MAGISTRAL. Todo ello hace que Leyenda sea aún más grande, y que incluso, las partes más oscuras de las biografías de esos personajes hasta encajen. 

Sólo los capítulos dónde aparecen POR PRIMERA VEZ el poeta y actor inglés que finge ser irlandés, y el Comisario de Abastos del Rey que vuelve de Árgel, ya merece la pena todo el libro. La cara de incredulidad mezclada con admiración y satisfacción que se te queda es ciertamente, impagable. Además, de que el libro incluye una reseña final para ayudarnos a distinguir lo que fue real y lo que es ficción, haciendo más compresible y grande el trabajo de Juan Gómez-Jurado de documentación. 

El libro además tiene la posibilidad de ampliar al conocimiento tanto de la obra como del contexto de la misma gracias a la realidad aumentada. Con una aplicación para iOs o Android, escaneando códigos, puedes acceder a vídeos e información ampliada. Es un paso en el camino de hacer los libros (electrónicos o de papel) algo más que lo que son ahora. Un acierto del escritor y la editorial.

En fin, "La Leyenda del Ladrón" es una obra fantástica, muy bien documentada, mejor escrita y que destila imaginación y aventuras por todos los lados. Va más allá de una simple novela de aventuras, y más allá de entretener, dejando un buen puñado de pasajes inolvidables, de enseñanzas sobre el ayer y el presente, y mezcla ficción e historia como nunca. No duden en abalanzarse sobre ella, no se arrepentirán.

1 comentario:

Javier dijo...

Hay novelas que te impulsan a leer otras novelas. Hay novelas que son clásicos de aventuras. Hay novelas que hay que leer antes de los veinte años. Un clásico con referencias a otras historias, que alimenta al rebelde que llevamos dentro. Sancho es un rebelde por antonomasia. Nunca hace lo que se supone que ha de hacer. Tuvo la peste y no murió. Hundió la mano en la mierda pero decidió no agachar la cabeza. Sancho es un joven que dice "No".