lunes, julio 09, 2012

Midnight in Paris

"Midnight in Paris" es la última película de Woody Allen que hemos visto. La verdad es que la hemos visto en "dos tandas", dado que la primera vez, nos dormimos a las 20/30 minutos....algo que de entrada no dice mucho de la cinta, aunque es verdad que estábamos muertos de cansancio. El resumen de la cinta es que es una película de Woody Allen, para lo bueno y para lo malo, pero que además, es de las más flojas.

"Midnight in Paris" cuenta la historia del escritor Gil Pender (Owen Wilson). No está contento con su trabajo de guionista en Hollywood, peor le da para vivir. El quiere ser escritor de novelas. Está de vacaciones con su prometida Inez (Rachel McAdams) y la familia de ésta, en París. Gil es un tanto bohemio y soñador, enamorado de los años 20 y 30. Paseando sólo por París, a la media noche, tras las campanadas, realiza un curioso viaje en el tiempo, viajando a esa época dorada que tanto añora. Noche tras noche es capaz de realizar su sueño de viajar al pasado y conocer a gente ilustre, bohemia, soñadora, ilustrada y artista como él. Gente como  F. Scott Fitzgerald (Tom Hiddleston), a Cole Porter (Yves Heck), a Hemingway (Corey Stoll), a Picasso (Marcial Di Fonzo Bo), a Dalí (Adrien Brody) o a Luis Buñuel (Adrien de Van), y sobre todo a Adriana de Burdeos (Marion Cotillard). Pero las cosas no son fáciles, sobre todo cuando empieza a olvidarse del presente....

El argumento es muy bueno. Hay que reconocer que al principio choca, pero la historia es buena y ciertamente funciona. Pero sintiéndolo mucho, el ritmo de la acción falla, y cansa. Es una dualidad mortífera, esa de que la historia te esté gustando, pero como te la cuenta, como te llega no. Si la puesta en escena, el diseño de producción, la ambientación, y hasta el tratamiento fotográfico del presente y del pasado (ambos diferentes, para dejar claro la diferencia entre las épocas) es excelente, la mano de Allen para manejar el ritmo no es la del genio de hace unos años. Y ojo, no creo que sea cuestión de la edad, simplemente, en esta, no ha acertado.

Y ojo también, la cinta es buena, pero no una obra maestra. La cinta se ve con facilidad (mejor si no tienes sueño) y se llega a su duración en un suspiro, pero la sensación es que en algunos momentos falla.

El trabajo de Wilson y sobre todo de Cotillard son excelentes. Como un montón de excelentes actores, desde la McAdmas, que llegas a odiarla por egoísta, pasando por Kathy Bates, Brody, etc. Un montón de pequeñas aportaciones que quedan fantásticas. Y como decía, todas las facetas técnicas y artísticas para dotar a la cinta de esas dos visiones de París, de la vida, y de dos épocas están muy pero que muy bien.

Sin embargo, al acabar, tienes la sensación de que no ha estado del todo bien, de que algo ha fallado. Pese a que la cinta resulta primero un amargo recorrer por la vida de alguien frustrado para acabar con esperanza, la cinta no ha transmitido todo lo que podía contar. Y de verdad que es una pena, dado que el guión me parece magnífico, pero esta vez ha fallado el como, en ese sentido.

En fin, una cinta buena, técnicamente perfecta, con escenas realmente delirante, otras tiernas, y con una visión de la vida curiosa, pero que falla en algunos momentos.

No hay comentarios: