lunes, agosto 27, 2012

Hugo: "Los Vientos de Marble Arch"


Otro Hugo. Otro ganador de Hugo a la mejor novela corta (entre 17.500 y 40.000 palabras), de una de las autoras más reconocidas del género de SF (y para una mujer, es mucho decir, por desgracia) y que para mi, junto con Bujold, es lo mejor que he leído del género en muchos años. Connie Willis, con sólo dos libros leídos de ella (pero tengo en "cola" muchos) me parece absolutamente BRILLANTE, y sobre todo DIFERENTE, como me pareció Bujold la primera vez que la leí.

En primer lugar, comentar que estoy leyendo (en papel, ese formato obsoleto) una compilación de novelas cortas, relatos (entre 7.500 y 17.500 palabras) y relatos cortos (menos de 7.500 palabras) de Connie Willis. Con un título ejemplar: "Lo Mejor de Connie Willis I". También tengo comprado el segundo volumen. Con ambos, me finiquitaré casi todo "lo corto" de ella, pero después tendré que degustar sus mejores novelas.

Lo primero es que el prólogo que la propia autora hace la compilación es EXCELENTE. Absolutamente demoledor. Ella misma empieza diciendo que un autor no debería hablar sobre su propia obra, que es una chorrada. Y lo que hace es hablar sobre ella (su propia obra) a través de sus pasiones: La SF, una obra de Jerome K. Jerome, Shakespeare, comedias alocadas, Agataha Christie, la propia extraña vida de Willis y como no, las bibliotecas públicas. Esto último es un canto a la necesidad de leer, de aprehender, y sobre todo de descubrir géneros y autores. Connie Willis, siendo niña, después de descubrir la biblioteca pública de su barrio (en casa no leía nadie, ni prácticamente había libros) descubrió otra vida. ¡¡¡Hasta empezó a leer TODA la biblioteca por orden alfabético de autor jajajaja!!!. Lo dicho, el prólogo, con el que personalmente comparto muchas cosas con la autora (SF, Agatha Christie, pasión por leer) es una joya en si mismo.

Pues bien, metiéndonos en el Hugo a la mejor novela corta de 2000 (recordar que Willis lo ha ganado en CUATRO ocasiones, toda una proeza, y de la que os he hablado en "Infiltrado") es una delicia de historia. Por varias razones que trataré de contaros aquí. Pero el resumen de la historia sería: "Tom y Cath están de vuelta a Londrés 20 años después de su primera vez. Tom tiene un congreso, como hace 20 años, y además han quedado con otra pareja, sus mejores amigos Sara y Elliot para ir al teatro y cenar, así como ir de compras. Tom ama el metro de Londrés, y Cath lo detesta desde hace 20 años. De repente, Tom descubrirá en el metro unos extraños vientos, que sólo él siente. A partir de ahí tendrá una loca carrera por desentrañar el misterio de dichos vientos, mientras, además, su mujer le cuenta un secreto de Sara y Elliot que él se negará a creer".

En primer lugar Londrés. Londres juega un papel fundamental. Londres es un personaje más. En cierto modo, y como he pasado parte de mi Luna de Miel allí, casi como los protagonistas, me siento muy identificado con eso de tener un recuerdo de Londres así. Pues bien, no sólo por el metro, si no por otras cuestiones que si revelo destripo el libro, acontecimientos de Londres juegan un papel fundamental en la trama, y es muy bonito como Willis mete a una ciudad como personaje.

Otra de las razones para que "Los Vientos de Marble Arch" sea preciosa es como Willis juega con diferentes historias, como SF con los extraños vientos, la pasión de Tom y Cath que siguen enamorados, el desengaño, el teatro, etc, y las va mezclando. Pero si encima les cuento que Willis mezcla con maestría acontecimientos del pasado con el presente, a través del metro, por ejemplo, lo hace absolutamente magistral. Willis está mezclando el costumbrismo (en plan victoriano incluso, con diálogos sobre lo bien que estaba todo antes y ahora no) con la fantasía y la SF. Mezcla el pasado de Londres, o mejor dicho, fantasma del pasado de Londres con el presente. Magistral, vamos, de premio Hugo.

Pero lo que más me ha gustado es el sentimiento TRÁGICO de la obra. Los personajes, TODOS, lo pasan mal. Sobre todo Tom, cada vez que recibe los vientos. Cada uno de estos aires le evoca algo tenebroso: miedo, muerte, destrucción, fuego, cenizas, huesos, azufre, terror, etc. Pero Cath no se queda a la zaga, y así sucesivamente. Cada uno de su forma. Es una obra trágica, que habla incluso del futuro incierto, incluso de la muerte, al que TODOS nos tenemos que enfrentar alguna vez. Personajes enfermos que sufren, personajes tremendamente vivos y vigorosos en el pasado que ahora son todo lo contrario, etc. Y todo esto lo explica Willis en menos de 57 páginas, con la confluencia de las historias pasadas sobre el presente, y logra un final emocionante.

En fin, una obra preciosa, magistral y magnífica de la SF moderna. De una autora muy buena, que mezcla la SF con todo lo que se le pone por delante, imaginativa, mordaz y muy inteligente. Vamos, un acierto.

1 comentario:

Jose Secret Garden dijo...

me ha gustado tu blog y te sigo

José
http://lashadasverdes.blogspot.com.es/