miércoles, agosto 22, 2012

Hugo: "Nave de Sombras"

Vaya novela corta que me he leído tras la larga y genial travesía de "Danza de Dragones". Esta "Nave de Sombras" de Fritz Leiber, premio Hugo a mejor novela corta (obras literarias de ciencia ficción o fantasía de una longitud de entre 17.500 y 40.000 palabras) de 1970 ha sido un verdadera sorpresa. Además, reencontrarme con los premios Hugo (enlace) me ha reportado un extra de satisfacción.

En primer lugar, el premio Hugo a mejor novela corta me va gustando mucho debido a la longitud tan acotada. El autor debe exprimir el espacio (y por tanto el contenido, el tiempo literario o ritmo) al máximo. Y Leiber lo hizo de maravilla. Un ritmo vertiginoso, rápido y sin concesiones a lo vacuo hace de la novela una maravilla. Lo segundo, ha sido el argumento. 

Este argumento ha sido una sorpresa. Quizá yo era un inculto por no saber que la novela de Leiber trataba de vampiros. Si, vampiros en el espacio. Pero no los vampiros románticos tipo Anne Rice o similar, esos vampiros victorianos en decadencia, tan atractivos y sugerentes. Para nada. No. La novela de Leiber se desarrolla en el espacio y sus vampiros son muy diferentes. El argumento sería: "Tenemos a Spar, un viejo ciego y desdentado que ayuda como pueden en el Mesón del Murciélago, una vieja cantina en la cubierta 3 de una nave espacial que deambula por el espacio. En la cantina, regentada por Keeper, se sirve casi exclusivamente Vino de la Luna y su variante en destilado, Niebla de la Luna. Los lugareños de la cantina son muy curiosos, borrachos habituales, un extorsionador nato (Crown) y lo que parecen sus putas. Spar encuentra un gato que habla (sic) bastante extraño, justo en el momento que desaparecen unas chicas de Crown, aparentemente raptadas por seres extraños que deambulan por la nave."

Al comienzo de la novela Leiber se encarga de contarnos más sobre el ambiente lúgubre y extraño de la nave que sobre los personajes. La ingravidez, perfectamente retratada y manejada durante toda la novela ocupa un punto importante al principio. Luego, Lieber traza con mano magistral el personaje principal del viejo ciego y desdentado, así como el de los demás personajes importantes, incluido el doctor que desatará la trama final. Pero de repente, en una novela de SF espacial aparecen los vampiros. Pero como decía, no irrumpiendo de manera "habitual" mordiendo, matando o haciéndose los interesantes, no. Lo hacen de manera onírica, rompiendo con lo que estamos acostumbrados, con características únicas. Leiber hace una aproximación narrativa explorando otra manera de verlos, rompiendo con lo tradicional, de una manera excelente.

Pero además, "Nave de Sombras" contiene muchos, pero que muchos pasajes oníricos, otros reales, fantásticos, de pura Ciencia Ficción. Me quedo con el momento, precioso, en el que Spar descubre que puede volver a ver. Como Leiber, a través de los ojos y descripciones de Spar, nos relata como las cosas borrosas, las manchas que veía, pasan a ser nítidas. Spar va descubriendo el mundo en el que se movía, torpe, pero guiado por los otros sentidos, es muy diferente a como creía. Y no sólo dentro de la nave, también fuera. Ese despertar, le ayudará además a resolver la trama.

En fin, "Nave de Sombras" es un Hugo por algo. Tiene unos componentes de SF y fantasía brutales. Un trazo magistral en las descripciones, tanto de ambiente, personajes, como de trama. Un ritmo vertiginoso, las 42 páginas pasan volando, en un verbo. Y además, contiene una visión radicalmente diferente a un concepto de vampiro al que estamos muy acostumbrados. Curioso, muy curioso. Una gran novela corta.

No hay comentarios: