lunes, septiembre 24, 2012

Refugio del Viento

Vaya pedazo de libro que me he leído. A estas alturas no voy a descubrir que George R. R. Martin es un escritor de SF buenísimo. No. Pero es que  "Refugio del Viento" es un libro anterior a los éxitos de la saga de Canción de Hielo y Fuego. Es su segunda novela (co-escrita con Lisa Tuttle) y ya deja ver los mimbres de sus universos de SF y lo que le gusta. Y lo que me gusta. Ya que "Refugio del Viento" me ha parecido una pequeña joya de novela, que no en vano fue nominada a premios importante como el Locus y ganador de él por una parte del mismo.

"Refugio del Viento" cuenta la historia de Maris. Maris era una atada a la Tierra pero consiguió su sueño de volar. De ser una alada. "Refugio del Viento" nos mete en el mundo de Windhaven, unos archipiélagos en un océano tormentoso y traicionero. Muchas islas diseminadas que tienen una población que se mantiene en contacto gracias a los voladores. Maris, hija de pescadores, fue adoptada por uno de ellos y logró realizar su sueño: ponerse alas y surcar el cielo; alas únicas, irremplazables, heredadas de los colonizadores de Refugio y uno de los últimos vestigios de su tecnología. Alas que, por derecho, heredará su torpe hermanastro... condenándolo así a perderlas algún día en el fondo del océano gracias a su torpeza. Maris luchará por lo que desea, por lo único que sabe hacer, volar. Pero su lucha tendrá consecuencias para siempre".

El libro está compuesto por 5 "novelas cortas". Prólogo, epílogo, y en medio "Tormentas", la juventud, el anhelo para volar, la inquietud y la fuerza; "Un-ala", la madurez, la perseverancia, la estabilidad; y finalmente "La Caída", la vejez, la melancolía, la debilidad, la resignación. Y con esto, ya he dado muchas pistas de la vida de Maris...

Con estas premisas, con una historia surcada de acontecimientos épicos y sobre todo con una delicadeza pero con una pasión transmitiendo el sentimiento de volar, Martin y Tuttle nos hacen una crítica social de la leche. Ellos, a través de la SF hacen gala de un análisis y crítica social, dando sopas con hondas a quienes no creen que la SF sirva para hacer literatura de crítica y mensaje profundo. A través de una fábula fabulosa, subyugante, dura y sin concesiones construyen una crítica sobre la lucha por la libertad y la igualdad. Por los derechos civiles y la igualdad de todos ante la ley. Sobre las herencias de poder. Sobre las tradiciones y la dificultad de cambiarlas y adecuarlas al progreso. Sobre lo difícil de aceptar el cambio generacional, o la edad, o la enfermedad o la muerte. Y de verdad que lo consiguen. 

Pero es que además, y como ya apuntaba, lo hacen de manera cautivadora. Los momentos más oníricos y las recreaciones sobre volar son preciosos. Son prácticamente secuencias de imágenes con muchísima fuerza, arrebatadoras y plenas. Con una fuerza y sentimiento, sensibilidad y creatividad preciosas. 

Pero además tenemos elementos muy "martin". Intrigas, luchas de poder, giros en la trama, esperados e inesperados. Tenemos a una heroína que cada vez que se mete con algo "la lía". En una reflexión de que todo lo que hacemos tiene su repercusión en los demás, por mucho tiempo.

Por cierto, editada originalmente en 1981, nos llega a través de dos ediciones. Yo he comprado la de 2012 de Gigamesh, pero la he regalado. Finalmente me he leído la de 1988 editada por Martinez Roca (qué me ha costado muchísimo encontrar). ¿Cómo? Pues he querido leer la traducida por Cristina Macía, la que para mi es la traductora de Martin. La de 2012 está traducida por Antonio Rivas y seguro que es un trabajo muy bueno, pero yo me quedo con Macía. Ya he leído mucho de Martin gracias a ella, y digamos que entiendo a Martin a través de ella, y hace un trabajo EXCEPCIONAL, que merece mucho la pena. Un trabajo que sólo puedo agradecer enormemente, una y otra vez.

En fin, una novela preciosa. Muy Ciencia Ficción, pues nos metemos de lleno en un universo pequeño (unas islas) dónde una casta vuela, por si misma con unas alas de metal. Pero son pocos los recursos imposibles, ya que todo lo demás lo construyen Lisa y George con una narración magistral, con fantasía, pero muy pero que muy ácida y real. Merece mucho la pena.

No hay comentarios: