viernes, noviembre 09, 2012

Los Días Oscuros

Segunda parte de "Apocalipsis Z". Ya os conté la primera parte "El Principio del Fin" aquí, que me gusto mucho, la verdad por su ritmo y frescura. Sin embargo esta segunda parte ha perdido ambas características. Tiene otras, indudable, y sigue siendo un buen libro, pero he de decir que ya no me ha sorprendido y que me ha gustado menos.

El argumento de esta segunda parte sería: "Estamos justo dónde lo dejamos en la primera. Nuestros protagonistas siguen su camino hacia lo desconocido huyendo de los No Muertos. Pero la civilización como antes la conocíamos ya no existe. No hay energía, no hay casi comida, ni medicinas, ni nada. No queda nadie vivo, o casi nadie. Los que quedan se han refugiado en islas, asustados, sin recursos y tratando de levantar de nuevo, de las cenizas, una civilización. Hacía una de esas islas se dirigen los protagonistas, sin saber, que de nuevo, se encaminan al desastre, entre otras cosas, ya que el ser humano, pese a estar jodido, aún sigue luchando consigo mismo por tonterías como los gobiernos".

Esta segunda parte tiene un ritmo mucho más lento. Hay muchas páginas dedicadas a contar, desde otros puntos de vista lo que ocurrió en el mundo, pero sobre todo en España en los días previos y posteriores al desastre. Esto no está mal, las descripciones (incluidas las luchas de poder en la propia España) son muy curiosas, explícitas y narran algo que podría haber ocurrido así. Pero se echa de menos la acción a raudales, el ritmo desasosegante de la primera parte

La otra cosa que no me ha gustado es que en esta segunda parte hay más recursos de tipo Macguffin muy traídos por los pelos. Quizá en la primera parte no me importó tanto, pero en esta, sobre todo al final, ese clavo que hace perder el paraíso, está muy traído por los pelos. No es creíble que un sólo botón sin ningún tipo de protección pueda liarla parda, y hasta ahí puedo leer. De verdad, esta parte no me ha gustado, hubiera preferido otras maneras de volver a desatar el caos, algo más elaborada.

Pero Manel sigue teniendo una baza muy buena que es la de ser capaz de situar la acción en Canarias y Madrid. Me sigue pareciendo fascinante el hecho de que las cosas pasan aquí. Son cercanas, Son con protagonistas que podríamos ser nosotros mismos. Eso está muy bien. Además el escritor se permite el lujo esta vez de hacer acciones paralelas en tiempo real, mezclando acontecimientos a caballo entre Tenerife y Madrid. Todo un acierto, ya que esta parte es la mejor, y casi recupera el ritmo y acción del primer libro.

Loureiro sigue usando un lenguaje claro y sencillo. Directo. Eso se agradece. Aunque ya no usa el recurso del diario del protagonista (que a mi me gustaba mucho, pero que mucho) si que hay capítulos contados en primera persona, al menos. Pero otros, a diferencia del anterior, ya son contados en tercera persona, más descriptivos que otra cosa, como decía en algún párrafo ahí arriba. 

En fin, como decía un libro menos sorprendente que el anterior. Me ha gustado menos, pero sigue siendo un libro muy entretenido y con bastantes bazas buenas que hacen que merezca la pena leerlo. Eso si, el "cliffhanger" de esta segunda parte es aún más claro y duro que en la primera, y obliga, si o si, ha comprar el tercer libro, que lo puedes pillar para kindle aquí por 6,64€, como acabo de hacer yo.

No hay comentarios: