lunes, noviembre 19, 2012

Total Recall

No tenía intención de ver esta cinta. El trailer dejaba claro que no ofrecía nada nuevo y además mi cariño por la cinta de 1992 de  Paul Verhoeven y  Arnold Schwarzenegger me hacían no querer verla.Pero las televisiones por cable de los hoteles es lo que tienen. Ahora veo que he tirado casi dos horas de mi tiempo. ES UNA PELÍCULA DE MIERDA. Es mala con ganas, por si misma es un bodrio de proporciones considerables. Pero es que comparada con la versión de 1990, es aún más vomitiva.

En esta nueva versión del cuento de Philip K. Dick, "Podemos recordarlo por usted al por mayor (1966)" que por cierto, se lo deben de haber enseñado al guión de lejos, porque poco queda de él, la historia sería: "Tenemos un mundo dividido en dos. Por un lado está la FUB (Federación Unida de Britain, o algo así) y La Colonia (Australia mayormente). Ambos están unidos por un ascensor que cruza la tierra por el núcleo. (si, lo habéis leído bien, un ascensor gigante que cruza la tierra....impresionante). La Colonia surte de trabajadores a la FUB. La Colonia está en declive y FUB se aprovecha de ello. Douglas Quaid (Colin Farrell) es un trabajador que todos los días pasa de La Colonia a la FUB. Tiene una esposa preciosa (Kate Beckinsale) pero su vida es una mierda. Quiere ser otra cosa, un espía. Va a Rekall para que le implanten unos recuerdos y todo se tuerce. De repente, sin que le hayan implantado nada, se convierte en Quaid, un espía del  canciller Cohaagen (Bryan Cranston) que se ha pasado a la resistencia clandestina, que tiene una compañera preciosa rebelde  (Jessica Biel). Y ahí empiezan los problemas".

Pues todo esto que os he contado del argumento es todo lo que cuenta la película. El resto son ridículas escenas de acción que no encajan unas con otras, en una huida hacia delante del protagonista que no sabe en ningún momento que está haciendo. Simplemente se mueve por la pantalla y dice estupideces sobre el matrimonio. No hay nada de emoción, no hay empatía con su lucha, ni con la FUB, ni con La Colonia. Es tal la impresión de LA MONUMENTAL CHORRADA del ascensor (The Fall) que quedas tan impresionado por dicha bobada que ya todo te da igual. 

Pero es que la nulidad de química para con la Beckinsale y con a Biel que tiene el Farrel impide que te posiciones con una o con otra, o con unos y con otros. Eso si, ambas lucen preciosas y son muy guapas, pero de verdad, son dos floreros tan grandes que asusta. Y luego está la misión, que tampoco importa. El malo no da miedo, ni hay maldad ni nada. Aparece y desaparece, es un moñigote sin más. Y toda la historia del espía doble, de infiltración y demás no tiene nada. Está vacío. Farrel no es que esté monótono no, es que no está. A estas alturas, que prefiramos, POR INTERPRETACIÓN, al Quaid de Schwarzenegger que al del Farrel, es de traca.

Y luego está la Ciencia Ficción. Parece que al guión le basta con poner un ascensor gigante, unas pantallas de cristal, unos teléfonos móviles escondidos en las manos y androides para que justifique que es SF. Pero no lo es. La SF (y lo dice alguien que lee bastante SF al cabo del año) debe ser un vehículo para contar algo. Y aquí no se cuenta nada.

Si, los efectos especiales podrán ser la leche, pero no aportan nada. No sirven más que para despistar y confundir al personal. Hay momentos que no sabemos quién está disparando, muriendo o ganando. No hay más que movimientos de cámara y explosiones. Mal, muy mal.  Y el tramo final es DECEPCIONANTE aún más. En lugar de tratar de reflexionar y de hacer algo con la historia, se persigue la grandilocuencia de los efectos especiales y de liarla aún más gorda. Y claro, más vacío queda todo.

Y luego está la comparación con "Desafío Total" de 1990. Aquella tenía una ambientación genial. No sólo por la música de Jerry Goldsmith, la puesta en escena, el diseño de producción y ¡¡¡hasta los efectos especiales!!. Es que en aquella la historia servía para hablar de la opresión, de la lucha de clases, de las dudas del bien y el mal. Era opresiva, dura, brutal y en el fondo sencilla. Desde el principio compartías las dudas del protagonista de quién era, de que estaba pasando, de si era un sueño, etc. Sin embargo, en la de 2012 no hay nada de esto. Sabemos desde el primer momento que pasa. En la de 1990, el cambio de planeta, situar la acción en Marte era un acierto, ya que se usaban a los mutantes y la opresión de quién controla el aire, los alienígenas, etc. Aquí, el infumable recurso del ascensor es eso, infumable y tonto.

Pero es que además, si la de 2012 pretendía no ser una copia de la de Schwarzenegger y Verhoeven, que razón tienen para compartir título. Que narices había que meter a la puta de tres tetas (que en la original tenía sentido por las mutaciones, aquí es una mera anécdota), qué razón hay de CALCAR, COPIAR ESCENAS plano a plano, como la de intentar convencer a Quaid de que está soñando, aquí con su mejor amigo y en la original con el doctor, que ambas acaban igual debido a una gota de lágrima o de sudor, según el caso. Qué razón hay de copiar que un enemigo muere cercenado de brazos en un ascensor, qué razón hay de poner a la mujer que usaba Schwarzenegger de máscara, qué razón hay de copiar el sistema de imitar cabezas, y así hasta el infinito. Pero todas esas situaciones que en la película de 1990 sucedían de manera natural y tenían sentido en la historia y en la puesta en escena, aquí se sienten forzadas, mucho. Es que ni copiar a sabido hacer esta versión de mierda.

En fin, absurdo, blando y tedioso, una pérdida de tiempo. Una mierda de cinta, una pérdida de tiempo para la Ciencia Ficción. Una copia barata que ni se basa en el relato de K. Dick, ni copia bien el original cinematográfico de 1990. Un blockbuster que denota una carencia de ideas y de técnica que asusta, y que si este es el futuro del Cine, mal copiar y perder el tiempo, así nos va.

No hay comentarios: