lunes, diciembre 10, 2012

Destino Oculto

Esta película del 2011 la teníamos por el disco duro multimedia y la vimos el otro día. La verdad es que es bueno no saber nada de la misma ya que la poca, repito, poca cosa que tiene dentro de lo pastelona y mala que es, es la poca sorpresa que te puede causar. Por otro lado es la constatación, una vez más, de que un buen original literario, en forma de relato de nada menos que Philip K. Dick ("Adjustment Team" o "Equipo de Ajuste") puede ser totalmente masacrado y desperdiciado en manos de Hollywood.

Antes de que el lector me salte a la yugular, decir que después de ver la cinta, tiré de biblioteca y me leí el relato de K. Dick. Son sólo 9 páginas (algo que para muchos es demasiado leer, al menos para los borregos de la juventud actual y el director y guionista de "Destino Oculto") y son mucho más sojuzgantes y atractivas que la película.

Voy a intentar hacer un resumen del argumento (de la película, el relato va por otros derroteros más interesantes): "David Norris (Matt Damon), un caristmático político destinado a triunfar, está a punto de ser elegido senador cuando conoce a una guapa bailarina de ballet llamada Elise Sellas (Emily Blunt), una mujer completamente distinta a todas las que ha conocido hasta ahora y que cambiará su vida. Poco a poco David se va enamorando de ella y descubre que unos extraños tratarán de separarlos y descubrirá que hay fuerzas sobrenaturales tras ello."

La cinta es de Ciencia Ficción y trata de explicar lo que seria el Plan Maestro, oculto, del creador, a través de que el Destino de todos, está marcado y trazado por ese ser supremo. De Dios. Pero lo hace eligiendo un camino para nada parecido a lo que hacía el relato. En la cinta de George Nolfi (que es también el nefasto guionista) se basa todo en el amor entre los protagonistas. Es a través del amor de Norris para con Elise lo que le da fuerzas para luchar contra el destino. Y es un pastelón sin mesura, falto de atractivo, aburrido y sin ritmo. En el relato, en 9 páginas, el amor no ocupaba ninguna de ellas. No. Sencillamente en el relato se nos muestra el mecanismo del destino (que asusta mucho más que en la película, dónde se limitan a congelar a la gente), como cambian los engranajes y la crueldad de cambiar a los individuos para ajustarlos a un plan maestro. Y el protagonista no puede decir nada. Sin más. Pero en la cinta lo tiñen de amor. De pasión, que no existe. 

La química entre Damon y Blunt es NULA. CERO. Primero porque ambos están mal, muy mal como actores. Damos es capaz de mucho más, pero aquí está soso y lineal. La Blunt, que ni siquiera es guapa, peor. Nadie dejaría su carrera política por un palo tan feo como Blunt, que no aporta romanticismo, ni carisma ni amor. Mal, muy mal. Además sus personajes son estúpidos, corren sin necesidad y no saben que están haciendo. Nada que ver con lo que sería un impacto del calibre que reciben. Sin más, cero patatero.

Otra cosa que no funciona en la cinta es la religiosidad de la misma. Se ensalza la figura de Dios, del creador y de toda la parafernalia y personal del que se rodea. Sin embargo en el relato, para Dick era mucho menor su importancia, no era lo que le interesaba del relato. En la cinta sólo falta que nos lean la biblia, de verdad.

En fin, una cinta de SF que resulta aburrida, pastelosa y sin sentido. Desaprovecha una idea genial, unos efectos especiales sencillos pero efectivos (lo de las puertas, sombreros, etc.) y se centra en una historia de dos personajes que no interesan y que resultan nada atractivos, dado que como pareja no funcionan en ningún momento

No hay comentarios: