lunes, diciembre 03, 2012

La Sombra Prohibida

En enero de 2010 se estrenó "La Herencia Valdemar" como os conté aquí. Una cinta que técnicamente estaba muy bien, con una soberbia banda sonora a cargo de Arnau Bataller, una historia sencilla y que en algunos momentos era ridícula, y unas malas interpretaciones. En general se dejaba ver, sobre todo siendo cine patrio que no es que sea una delicia en general. Hace poco pude ver la segunda parte  (aka "La Sombra Prohibida) que no había sacado el suficiente tiempo para verla. Y vaya decepción....

...no hay nada que merezca la pena, salvo la música. Toda la cinta es un despropósito descomunal. La historia, que era flojita pero con algo de "punch" en la primera, aquí intenta mezclar lo terrenal con lo sobre-natural pero nada sale bien. Los momentos ridículos copan toda la cinta, y los pocos momentos lúcidos (como la primera vez que sabemos de las fantasías de Santi para con los maniquís) acaban desperdiciados bien por el olvido o por lo machacón del mismo. 

La historia sería: "Continuamos con la búsqueda de la tasadora (Silvia Abascal), desaparecida como su predecesor cuanto trataba de tasar una misteriosa casa victoriana a punto de salir a subasta. En esta segunda parte presenciamos cómo los encargados de su búsqueda terminan envueltos en un oscuro ritual para devolver al abismo a un demonio invocado en el pasado por la familia Valdemar, ser causante de las desgracias de la estirpe y de la maldición que pesa sobre ellos.".

Todos los apartados técnicos que brillaban en la primera (ambientación, fotografía, efectos sonoros, etc.) aquí no aportan nada al ridículo guión, y no son capaces de sorprender ni de hacer nada mejor. Piñón fijo. Pero lo peor es el guión, con una conclusión y desenlace a la historia que no encaja con el halo de misterio y fantasía que sudaba la primera. El misterio que estaba oculto aquí se revela de manera simple, sin consistencia y sin atar nada de nada. Teniendo la ciencia ficción y la fantasía por montera, se podía haber construido algo mucho mejor.De verdad, el final con policía, periodistas y demás, chantaje de por medio, es de vergüenza ajena.

Las interpretaciones son mucho más que débiles, son inexistentes. Nadie hace nada para que parezca que su personaje es interesante o que aporta algo. Nada. Todo son muecas sin expresión, ridículas. Apareces encadenado a una pared con sangre y pistas de que es un sitio donde se tortura a la gente, y parece que transmites que traes una pizza de cuatro quesos...sin más.

...lo único que se mantiene con algo de calidad es la banda sonora. Eso si, se nota que las ganas y la capacidad de sorprender es menor en la segunda entrega (o que ya está cansado, vaya usted a saber) pero incluso la música es peor. Arnau vuelve a lucirse en los créditos iniciales (mucho, pero mucho peores en general que en la primera parte, que eran fantásticos en todos los sentidos) dando lo mejor en ese recordatorio estilo "...en el capítulo anterior de Valdemar....". Luego tiene un par de momentos chulos en la gruta, cuando caminan y son perseguidos, y en las alucinaciones de Santi. Pero lo dicho, siendo lo mejor de la cinta, hasta él se contagió un poco de lo que le rodeaba.

En fin, una patética forma de finalizar una historia de fantasía, horror y misterio que en su primera parte daba la talla. Y la primera, comparada con esta, es una obra maestra. Sin más....

1 comentario:

Fernando Sanz dijo...

¿¿Se supone que es Cthulhu (aka Kuthlu)??

Es una pena que no hayan sabido aprovechar una buena oportunidad de contar algo bueno... en fin...