jueves, enero 24, 2013

El Cadillac de Dolan

Anoche disfruté de la lectura de esta novela corta (no creo que sean más de 40 páginas) de Stephen King. La verdad es que ya ni recuerdo dónde leí alguna cita sobre ella, o algún comentario, pero algo me llevó a buscarla en mi biblioteca de obras de King, lanzarla al Nexus 7 y leerla. Todo menos de 45 minutos. Y como los últimos libros de King que he leído [La Larga Marcha (enlace) y El Fugitivo (enlace)], aunque este en versión esencia corta, es impresionante. La capacidad de Stephen King para crear terror psicológico, agonía, desesperación y desazón es alarmante.

El argumento es muy sencillo, como no podría ser de otra forma: "Robinson es un profesor de escuela de Las Vegas. Lleva siete años destrozado por el asesinato de su mujer a manos de un mafioso (Dolan). Su mujer era testigo contra el mafioso y falló el sistema de protección de testigos, y Elizabeth voló por los aires al encender su coche. Robinson está planeando la venganza, pero ¿Qué puede hacer un profesor de primaria contra todo un gangster con guardaespaldas y coches blindados?...La respuesta está en las matemáticas, la astucia, la perseverancia y el arco de descenso."

Los ingredientes que King usa para crear el terror y el horror son varios, y se conjugan de manera perfecta:
  • Odio por el mafioso, el asesino
  • El dolor físico que le cuesta a Robinson montar la venganza. Y sin desvelar nada para caer en el spoiler, me refiero a heridas, sufrimiento corporal y problemas físicos durante los años de preparar la venganza.
  • El terror psicológico que sufre Robinson desde la muerte de su esposa. Su obsesión por vigilar, perseguir y castigar a Dolan.
  • El después de la venganza, el mal psicológico (o no) que significa culminar una venganza matando.
Todo ello en unas breves páginas, bien mezclado, y narrado con un ritmo incansable, continuo y que no deja decaer la acción en ningún momento. Es crucial que la historia la conocemos narrada por el mismo Robinson en primera persona, pero no es acción en tiempo real, sino más bien un diario a tiempo pasado.

Además, King no está interesado en la moralidad de lo bueno o malo de la venganza, no. Si no en su preparación y en esos terrores que se conjugan durante años, nada menos que siete. El lector llega a identificarse con Robinson pero NO por su dolor de la pérdida o por que creamos que está bien que se vengue, no. Lo hacemos por la manera en que nos metemos en la preparación de la venganza. En el sufrimiento de la misma. Pasamos por las mismas vigilancias, escuchas, pruebas físicas, aprendizaje de maquinaria (y hasta ahí puedo escribir) y demás cosas que hace Robinson compartiendo los odios, dolores, temores y terrores a la vez.

En fin, me ha gustado mucho. No soy, o no era, un fan de King de esos que han leído todo. No. He leído más bien muy poco (ya que es tan prolijo que el % leído sobre producido es ridículo) pero todo lo que he leído me ha encantado, una tras otra. Este "Cadillac de Dolan" es una pequeña joya, con un climax final en el desierto que te deja sin aliento. Magnífico.

1 comentario:

Javier dijo...

Me la apunto. Saludos.