lunes, enero 28, 2013

HUGO: Almas

"Almas" de Joanna Russ fue el premio Hugo a la mejor novela corta de 1983. Tenía muchas ganas de leer este premio Hugo, ya que he leído maravillas de la autora. Pues lo siento, pero espero y deseo que esta no sea su mejor obra, ya que me ha dejado muy frío. No puedo decir que me haya disgustado, la he leído con fruición  pero me ha parecido muy extraña, enrevesada y falta de atractivo final para el lector.

El argumento de "Almas" sería: "Esta es la historia de la abadesa Radegunda. Es la abadesa de una abadía del XII sobre la cual llegan los hombres del Norte. La abadesa trata de evitar una carnicería y se enfrenta, dialéctivamente a ellos. Todo ello contado desde el punto de vista de un crío que había sido acogido como mascota y recadero por Radegunda.".

Es Ciencia Ficción pura y dura. Aunque para ello, para verlo leerlo, haya que llegar al final de la obra. Durante muy buena parte de ella no lo parece. Enganchar engancha, primero por la narración del protagonista, y segundo porque algo raro vemos en la historia de Radegunda. Pero es cierto que el libro es espeso. Más bien profundo. El título "Almas" le viene ni que pintado ya que en el fondo es un estudio sobre lo que nos hace personas, buenas o malas (o mejor dicho, ni lo uno ni lo otro, según las circunstancias), o lo que nos hace algo más que personas. Hay religión pero yo creo que no del modo tradicional. 

Radegunda es un personaje muy extraño. Desde el principio lo sabemos, pero es que todo lo que rodea a la narración es extraño. Cómo decía es espeso, denso, y cuesta mucho que el lector lo vea atractivo. ¿Qué tiene para que sea un ganador del Hugo? Desde luego la historia, una vez llegado al final es muy curiosa. Recordemos que es una novela corta y que debe condensar en poco espacio la SF, una vez acabado el libro tienes la sensación de que te han contado algo extraño, raro y curioso, y que probablemente lo que creías que era durante buena parte del libro, no tiene nada que ver con lo que realmente es. Por cierto, que "raro" y "extraño" no son adjetivos negativos, ni mucho menos. 

Pero independientemente de que la historia sea buena o mala, te guste o no, lo que es indudable, y es marca de la casa de los Hugo, es la calidad de la manera de escribir. Joanna Russ tiene una prosa rápida, capaz de mezclar lo terrenal con lo espiritual, y lleno de matices. Como digo, quizá es demasiado denso en este caso (y culpa la tenga que sea una novela corta) pero eso no quita para ver la calidad de lo escrito. 

En fin, un Hugo más. Una pena que en conjunto no me haya gustado, quizá porque no me ha dejado con un buen sabor de boca. No he sentido que estaba ante una genial obra (como con otros Hugos) y al final, no me he sentido atraído por ella. Pero nadie duda de la calidad de la misma.

No hay comentarios: