martes, enero 22, 2013

Sueño del Fevre

Vale, soy un apasionado de las historias de vampiros. He leído a Rice, Hamilton, Stoker, Lindqvist, Meyer, King, Leiber, Mathesson y tantos otros que han escrito sobre vampiros. Entre todos hay obras maestras, libros magníficos, simples historias para divertirte y bodrios infumables. Irá por gustos claro. Hasta he visitado los cementerios de New Orleans para recordar los lugares que la magistral mano de Rice narró en sus historias. Pero no lo he leído todo, ni mucho menos. Y sobre todo, no había leído a George R. R. Martin en su aproximación a los vampiros. Cuando me enteré que el genial Martin, en su segunda tercera novela se había atrevido a lanzarse con los Vampiros, con el Sur de USA en 1850, no me lo pensé. De cabeza. Y de verdad, una vez más, Martin es un escritor sin parangón. Es un genio del ritmo, de la descripción, de la creación de sensaciones y sentimientos a través de la narración, y sobre todo, de personajes impresionantes, completos, complejos y excepciones.

Con "Sueño del Fevre" creo que he cerrado cuatro obras (fuera de "Canción de Hielo y Fuego") que en la bibliografía de Martin son un "must read", y que son, cada una de ellas, una joya. Se trata de:
"Sueño del Fevre" tiene el siguiente argumento: "Abner Marsh, un capitán de barco muy hábil, se encuentra en una profunda crisis financiera en 1857. Su compañía de "paquebotes" está prácticamente arruinada por la mala suerte. Pero de repente, parece que todo puede cambiar. Recibe un encargo de Joshua York, un enriquecido y educado caballero. Ambos se convierten en socios cuando Joshua le promete a Abner que financiará la construcción de un magnífico barco de vapor, más grande, rápido y opulento que cualquiera que se haya visto en el río Mississipi. A cambio Abner Marsh se encargará de capitanearlo, y sobre todo, de no hacer preguntas ni juzgar la extraña vida de su socio. El barco de vapor recibe el nombre de "Sueño del Fevre", en memoria de la compañía en bancarrota de Abener, la Fevre River Packet Company. Joshua y Abner dirigen el nuevo barco, aunque es Abner quien se ocupa exclusivamente del mando y la navegación. Sin embargo, pronto comienzan a surgir dudas y preguntas entre la tripulación y los pasajeros debido al extraño comportamiento de Joshua y sus amigos, que apenas salen de sus camarotes durante el día. Las sospechas de Abner por su misterioso compañero se incrementan cuando descubre en el camarote de Joshua recortes de periódico que detallan extrañas muertes. Tras exigirle que le revele la verdad, Joshua le dice a Abner que él y sus amigos son cazadores de vampiros. Están utilizando el "Sueño del Fevre" como su base de operaciones para investigar una serie de misteriosas muertes a lo largo del río Mississipi. A partir de ahí, se sucederán los encuentros extraños, muertes y se desencadenará una lucha, dónde nada es lo que parece."

En primer lugar la novela es magnífica en la ambientación. La mano de Martin describe magistralmente un sur de USA en plena lucha abolicionista creando un ambiente impagable. La lucha entre el Norte abolicionista y el Sur esclavista se plasma de manera precisa. Pero no sólo entre los blancos y los negros, Martin usa el concepto esclavista para con los humanos y los vampiros. No en vano, los vampiros llaman "ganado" a los humanos, y les consideran eso, animales inferiores que están ahí para alimentarse. Este ambiente, llevado al extremo en la majestuosa y decadente (a la vez) New Orleans envolverá a la novela desde el 1857 hasta el 1873, años en los que transcurre. El Misisipi está imponente en la prosa de Martin, siendo un personaje más, al igual que el Barco, ese "Sueño del Fevre" que simboliza muchas cosas.

Por si esto fuera poco, emulando a una película, si el diseño de producción y ambientación es excelente, los personajes son magníficos, una vez más. Martin crea en Abner Marsh un héroe caído, un héroe anónimo, feo pero con una testarudez impresionante. Duro y sin concesiones, pero leal y justo, y sobre todo, honrado, en un mundo de decadencia y traición. Joshua York es la contraparte de la sociedad. Raro, extraño y mentiroso. Pero hay más personajes magníficos, ¡¡todos!!. El Vampiro Damon Julian, así como sus seguidores, cada uno de los tripulantes del Fevre, uno con su barra de hierro, otro con sus órdenes, los pilotos, etc. Martin usa a cada personaje hasta el extremo, describiendo y narrando todo lo necesario para que los amemos o los odiemos. Esto último, eso de odiar y querer por partes iguales, ocurre sobre todo con  Sour Billy Tipton. Ese capataz asesino. Duro, frío, sanguinario y lleno de contradicciones y conflictos, cuyas decisiones jugarán un papel decisivo.

Pero de verdad, que el personaje de Abner Marsh es magnífico. Tiene un recorrido impresionante, y asiste a unos acontecimientos tan terribles que lo transformas. Siendo un hombre rudo del río, es capaz de aprender de la belleza de la poesía de la mano del Fevre y de York. Al igual que Tyrion, Tuf o Maris de otras novelas, Abner es amado desde el principio por el lector. Te dejas llevar en el mismo viaje que él, y empatizas, como lo hace él, con todo lo que te rodea. Que gran escritor es Martin para estas cosas.

El tema de los vampiros en manos de Martin es delicioso. Partiendo de los mismos orígenes que todos, el del mito, pero dándole su particular vuelta de tuerca, crea una raza diferente a las que estamos acostumbrados a leer y ver, dotándoles de su propia historia e idiosincrasia, mezclada con las costumbres ancestrales clásicas. Martin tiene verdaderos momentos épicos narrando la historia de los vampiros de "Sueño del Fevre", de la historia de Joshua York por ejemplo. Y sobre todo, narrando los enfrentamientos entre ellos.

Antes de acabar, como siempre agradecer la traducción de Cristina Macía en esta edición de Gigamesh que he leído. Cómo siempre he dicho, ya he leído mucho de Martin gracias a ella, y digamos que entiendo a Martin a través de ella, y hace un trabajo EXCEPCIONAL una vez más, que merece mucho la pena. Un trabajo que sólo puedo agradecer enormemente, una y otra vez. Gracias.

En fin, una obra perfecta, preciosa y alucinante. Con una atmósfera sobrecogedora construida con maestría, la recreación impecable del marco histórico y un tratamiento del vampiro clásico pero más cercano a la ciencia ficción que no deja indiferente. En un marco temporal impecable y muy adecuado. "Sueño del Fevre"  en otra novela de referencia de un escritor tan genial como polivalente, maestro en la narración y en la creación de historia conmovedoras.

2 comentarios:

Javier dijo...

Hola Moisés,

"El sueño del Fevre" es el libro que recomiendo para la gente que quiere leer algo de Martin y que les echa para atrás la longitud de "Canción de Hielo y Fuego". También recomiendo leer los relatos que aparecen en "Canciones que cantan los muertos".
Un saludo.

Moisés Montero dijo...

Ya a partir de ahora está claro que la recomendaré jejejeje

Normalmente recomendaba la de "Tuf" si tienes algo de bagaje de SF y space opera. Pero con este "Sueño" ahora no hace falta más que dejarse ir por Martin y su prosa.

Saludos