viernes, abril 12, 2013

HUGO: "Estación de Tránsito"

Otra vez esa sensación. La sensación de haber leído un libro que supone un hito ESENCIAL y BRUTAL en la historia de la Ciencia Ficción. Uno de esos libros que es algo más que un libro bueno. Es un libro imprescindible. "Estación de Tránsito" fue premio HUGO a la mejor NOVELA en 1964 y fue escrita por el prolijo y gran escritor Clifford D. Simak.

El argumento podría ser el siguiente: "Enoch Wallace es un superviviente de la batalla de Gettysburg. Extrañamente es elegido por el Universo para ser el responsable en la Tierra de una estación de comunicaciones y viajes de la red Galáctica. Wallace, pasará a tener una responsabilidad infinita, además de convertirse en un ser solitario y que no envejece. Será un héroe, o no, todo depende de lo que ocurra en la Tierra y en la Galaxia".

Como digo, es un clásico de la Ciencia Ficción, muy de esa SF tradicional y moralista. Si, "Estación de Tránsito" tiene ese defecto, es moralista a más no poder, pero de una manera bien hecha. La novela nos aproxima a un futuro dónde se critica la violencia, las armas y la tendencia humana a matarse. Lo hace desde dentro, desde un protagonista EXPERTO en matar, sobreviviente de una masacre brutal. Eso si, con ciertos aires místicos, ya que hay un ·Talismán", con una fuerza mística cósmica maravillosa que une a todos los seres de la galaxia. Pero esto es sólo una metáfora de los buenos sentimientos, que en el fondo es muy de los años 60.

La mano de Simak es EXQUISITA. Su prosa y su lenguaje es de un nivel ciertamente muy elevado. Hay párrafos y capítulos que son para enmarcar, como ese dónde se hace la presentación de Enoch Wallace,  cómo un milagroso superviviente de la terrible masacre de Gettysburg. El trozo es escalofriante, pero a la vez bello, duro y sin concesiones. Sólo por eso, la novela ya vale su peso en oro.

La trama tiene unos momentos muy buenos, incluso, pese a estar escrita en 1963, de suma actualidad, con momentos de tensión psicológica, acción, momentos para la reflexión filosófica y como decía, un optimismo (quizá algo "almibarado") para salvar a la humanidad y la galaxia.

Otra de las cosas que más resaltan de la novela es la capacidad de Simak para hacer Ciencia Ficción DE LA BUENA, con excelente literatura y prosa, sin necesidad de teorías, términos científicos, macguffadas o incluso tratando de hacerla plausible. No. Es sencilla, talentosa y maravillosa, pero sobre todo, eso, sencilla literatura bien escrita.

En fin, otra NOVELA con mayúsculas, un clásico del género, con todo lo que ello implica. Uno de esos libros bien escritos, que invita a reflexionar y pensar (quizá esto haga que algunos huyan despavoridos), de excelente prosa. Si, con moralina (quizá excesiva, pero así eran los 60s), con esa idea de que tras el libro, el lector recapacite y piense que un mundo mejor es posible. Un HUGO 100% claro.

No hay comentarios: