lunes, abril 22, 2013

Oblivion

Ha sido la peli en cine, en sala grande del fin de semana. "Oblivion" es una película de Ciencia Ficción bien hecha. Es lo primero que destaca. Me ha gustado, sobre todo porque cuenta bien una historia, que aunque predecible, pero para nada sencilla, está como digo bien contada, montada y facturada. No es una joya, ni una obra maestra, ni lo pretende, pero supera con creces el hecho de entretener y da gusto ver pelis de SF que están bien hechas.

Oblivion cuenta (sin sopilers) la siguiente historia: "Estamos en el futuro. Algo así como el 2070 o por ahí. Jack Harper (Tom Cruise) es un mecánico de drones. Su compañera y él forman un equipo perfecto en la operación de mantenimiento que los últimos terráqueos están llevando a cabo para extraer energía del agua de los mares y océanos para llevarla a Titán, dónde reside buena parte de la población ex-terrestre. Hace unos cuantos años (casi 60) se libró una guerra contra los "scavengers", en la que, aunque ganamos, perdimos la Tierra y tuvimos que irnos. La misión de Jack se verá interrumpida cuando una nave de la NASA (si, si, de la NASA) aterriza de manera forzosa en lo que queda de la Tierra. Y desde entonces, el pasado se mezclará con el futuro, o al revés".

Oblivion es una película hecha para el lucimiento de Cruise. Eso hay que tenerlo en cuenta. Pero no es malo. Cruise encarna, como nadie, al héroe que salva la Tierra (una vez más). Pero como decía, lo hace con una historia que está bien construida, y sobre todo contada. Las dosis de "flashbacks" justas, las dosis de miel necesarias, las escenas de acción dónde, gracias, nos enteramos perfectamente de lo que pasa. La historia va fluyendo poco a poco. Si, de manera predecible PERO CREÍBLE y con sentido. Las cosas ocurren de la manera que tienen que ocurrir sin situaciones forzadas. Un ejemplo claro, es el personaje de Morgan Freeman. Podía revelarle a Cruise lo que sabe, pero en lugar de hacerlo, deja que el propio Cruise ate cabos cruzando la línea de radiación. Y así, de paso, el espectador, aunque se imagine que va a encontrar, y como, lo descubre con él.

El diseño de producción me ha encantado. Hay como dos mundos. La parte de la raza humana destruida y que está al límite, y la parte del equipo de extracción y mantenimiento. Estos últimos decorados preciosos e inmaculados, tecnológicamente preciosos (la nave de Jack es UNA PUTA PASADA) que hacen contraste con esa Tierra desolada, sucia y llena de polvo, ceniza y destrucción. Un preciosidad.

Cómo decía, impresiona lo creíble que resulta todo. La Tierra desolada LUCE ESPECTACULAR, los momentos de reconocer esos iconos de USA (para no variar) como la Estatua de la Libertad, el Puente de Brooklyn, el estadio de fútbol americano, el Empire, etc. son preciosos. Pero además, hay momentos personales, como el baño en la piscina, la entrada a la biblioteca oculta, etc. que también son destacables.

En fin, una cinta mucho mejor de lo que podría parecer a priori. No es el blockbuster frío y descarnado, no. Es una cinta con historia y con alma, bien contada, con un ritmo apasionante y con una historia que sin ser original (es un refrito de muchas otras historias de SF) merece la pena verla a lo grande. Además, la grabación digital se nota, y luce ESPECTACULAR en pantalla grande. Yo creo que no hay que perdérsela.

2 comentarios:

Javier dijo...

Apuntada, un saludo

Asier dijo...

Sólo he leído el primer comentario de tu report. La apunto y lo leo entero a posteriori ;)