miércoles, mayo 29, 2013

El Tren de las 4:50

Otro de los libros de la querida Agatha Christie que tenía por revisar. Este "El Tren de las 4:50" (en inglés "4.50 from Paddington") es otra de esas novelas de la señora que más fama ha tomado (entre otras cosas por sus adaptaciones al cine, que por cierto, tengo que revisar). Si bien, para mi gusta es bastante más floja que todas las anteriores que he revisado. No me mal interpretéis, es floja dentro del nivelón de la señora :)

El argumento sería: "La Sra. McGillicuddy ve a una mujer siendo estrangulada justo cuando el tren en el que ella va, circula paralelo a otro tren. Es decir, ha sido testigo de un asesinato cometido en un tren, justo, desde otro tren. La policía, por supuesto, aunque investigan, no creen que nada de eso sea cierto. Pero la Sra. McGillicuddy le contará a su mejor amigo, la simpática Miss Marple lo ocurrido, y como no, la viejecita creerá su relato y se dispondrá a solucionarlo. La pega, que ya no tiene mucha movilidad, así que contará con la ayuda de la astuta y eficiente Lucy Eyelesbarrow. Una mujer inteligente, no acostumbrada a la rutina, que se colocará como asistente y cocinera en la mansión Rutherford Hall, dónde aparecerá el cuerpo de la mujer asesinada. Rutherford Hall es propiedad del avaro Luther Crackenthorpe que vive con su hija Emma y que tiene además otros tres hijos (Alfred, Harold y Cedric). La herencia, la muerta, otras dos muertes más, el arsénico y muchas más cosas enredarán el caso, que al final será resuelto por Miss Marple".

Para mi, el problema de esta novela es que la participación de Miss Marple es muy reducida. Al dejar que todo lo "investigue" la policía y Lucy, parece que luego, cuando llega el capítulo final dónde Miss Marple revela todo lo que ha ocurrido, se lo ha "sacado de la nada". Es una pena, ya que la historia es muy buena, y el enredo de proporciones mayúsculas, que en el fondo será más simple de lo que parecía. 
  
Sin embargo, una de las mejores cosas que tiene esta novela es que la historia, con los posibles sospechosos se va construyendo poco a poco, y desmontando poco a poco, a medida que los sospechosos, además, van muriendo. Esto, unido a lo curioso del inicio del libro, que da pie a la investigación (eso de ver un asesinato a través de una ventanilla de tren, en otro tren) hace que el libro, pese a ser sencillo y algo flojo, sea interesante de cabo a rabo.

En fin, no es el mejor libro de Agatha Christie, pero siempre será una buena elección para un rato de lectura de whodunit.

No hay comentarios: