viernes, junio 07, 2013

El Último Pasajero

Aún no se los libros que seguiré leyendo en lo que queda de 2013 (llevo 15 hasta ahora), pero ahora mismo, tras menos de 24 horas de haberlo acabado, "El Último Pasajero" de Manel Loureiro es, sin duda alguna, el libro del 2013. Una novela apasionante, con un ritmo vertiginoso, con una atmósfera sojuzgante, tétrica, violenta y dura. Una novela de terror muy pero que muy buena.

Antes de nada, por si no llegáis al final de mi crítica, el libro lo tenéis aquí para Kindle. Son 9,49€ que merecen mucho la pena. Qué digo, es un precio REGALADO para una novedad (salió el 27 de mayo, es decir, es una novedad novedosa de una gran editorial). La versión en papel vale 19,90€. Os recuerdo que Manel Loureiro es el autor de un libro que me gusto mucho, muy bueno "El Principio del Fin" (crítica aquí) que era el primero de la trilogía de Apocalipsis Z. Los siguientes "Los Días Oscuros" y "La Ira de los Justos" (click en el nombre para saltar a la crítica mía) pese a no ser tan buenos como el primero, también me gustaron mucho. Aquí, en "El Último Pasajero" cambia de registro, y se mete de lleno en el terror, pero lo hace con la misma buena mano, y sobre todo, con el mismo bien ritmo y ambientación.

El argumento de "El Último Pasajero" es el siguiente, extraído de la web de la editorial: "Agosto de 1939. Un enorme trasatlántico llamado Valkirie aparece flotando a la deriva en el Océano Atlántico. Un viejo buque de transporte lo encuentra por azar y lo remolca a puerto, tras descubrir que en ese barco tan solo queda un bebé de pocos meses…. y algo más que nadie es capaz de identificar. Setenta años después, un esquivo hombre de negocios decide ponerlo de nuevo sobre el agua y repetir, paso por paso, el último viaje del Valkirie. A bordo de él y atrapada en una realidad angustiosa y contrarreloj, la periodista Kate Killroy descubrirá que solo su inteligencia y su capacidad de amar podrán evitar que la nave se cobre de nuevo su siniestro precio en este viaje. Un trasatlántico a la deriva en medio del Atlántico Norte, unos misteriosos acontecimientos, ni un solo tripulante ni viajero."

Lo primero, este resumen que he copiado arriba no le hace justicia. El prólogo es BRUTAL. Sólo ese capítulo ya hace merecer la pena el libro. Desde ese primer capítulo quedas atrapado en la historia. Ya no puedes pasar del Valkirie, ya estás metido en una historia VERTIGINOSA y ENIGMÁTICA. Lo segundo que destaca es el RITMO ENDIABLADO de la historia y la pluma de Manel, con un estilo claro, directo y sencillo. Bravo por eso. De verdad, la historia es inquietante y adictiva a más no poder, pero el hecho de que en ningún momento desaparece la tensión y la velocidad es endiablada y vertiginosa hace que todo sea más redondo. Cómo decía, desde el prólogo Manel te atrapa y te sumerge de lleno en la historia y la acción. Asistimos, desde los ojos de Kate Killroy a una historia increíble, dónde el terror psicológico, el físico, las pesadillas y la muerte, se unen en contra de lo racional. Impagable.

Otra cosa indudablemente cojonuda del libro son los personajes. TODOS, absolutamente todos, están perfectamente construidos. No son guiñapos en manos del autor para hacerlos cambiar a necesidad, no. Son coherentes y bien descritos, para que el lector pueda saber como actuarán, como son, y poder quererlos y odiarlos. Pero sobre todo, hay un personaje que está bien hecho, que necesitaba estar bien hecho. ES EL BARCO, EL VALKIRIE. Es un personaje duro, frío y sin concesiones que marca toda la novela. Es el eje central sobre el que se embarcarán los demás. Y es terrorífico, amargo y calculador. Bravo.

Finalmente, además de ser una novela de terror psicológico, inquietante y demás, también tiene su parte de SF. Y se agradece lo natural y sencilla que está hecha. La mezcla del pasado con el presente, la "Singularidad de Cherenkov" y otros aspectos de la ciencia ficción están hechos de manera que encajan, sin fricciones en la historia y la hacen más rica. Muy buen acierto en no tratar de explicar lo que no se puede explicar y dejar que sea la imaginación del lector la que actúe.

En fin, un libro muy pero que muy bueno. Merece mucho la pena leer una gran novela de un autor gallego, que escribe con un ritmo endiablado, una historia inquietante y que encaja perfectamente. Y con un final redondo y perfecto, que encaja con toda la historia. Sin duda alguna, la novela del 2013. Gracias Manel Loureiro.

2 comentarios:

Javier dijo...

¡No leáis este libro porque el Valkirie os atrapará y os arrastrará a sus entrañas! La atmósfera de la novela se saborea; se huele y se masca. El Valkirie de Manel Loureiro está a la altura del Overlook de King, o por lo menos lo están en mis pesadillas.
Un saludo

mikij1 dijo...

No se si es el mejor libro de 2013 pero si es muy entretenido. Me gustó mucho la trilogía Apocalipsis Z y me me gustó El último pasajero. Creo que Manel Loureiro va por el buen camino...