miércoles, junio 26, 2013

Holocausto Manhattan

Qué grata sorpresa. Compré "Holocausto Manhattan" por tres razones. La recomendaba Juan Gomez-Jurado, el precio y que el autor tenía presencia en las redes sociales y daba muestras de ser alguien cercano. No tenía expectativas altas, y sin embargo las ha superado todas con creces. Me ha parecido una magnífica novela. Eso si, dura, cruel y realista, pero con una trama muy bien hilvanada, con un ritmo trepidante y con un final magnífico, duro y sin concesiones.

Para empezar, la novela tiene una calidad/precio infinita. La podéis comprar en este enlace en Amazon por tan sólo 2,84€ cómo hice yo.  Una novedad (es del 8 de mayo) por ese precio, y tan bien hecha, no es que merezca la pena, no. Lo siguiente :) ...de todas formas desde este otro enlace podrás acceder a las primeras páginas del libro de manera gratuita. Merece la pena, pero ojo, te engancharás.

La trama de "Holocausto Manhattan" podría ser la siguiente: "Estamos antes las celebraciones del aniversario del 11S de 2010. Hay nervios, fanatismo y las cosas pueden saltar por los aires si se comete el menor de los errores. Nos ponemos en la piel de un poli de New York que tiene todas las fichas para que le despidan, ya que no suele hacer las cosas por el procedimiento y no se lleva nada bien con sus superiores. Su hermana pequeña es poli también en la misma comisaría, y bastante tiene con sobrevivir a los acosos del hijo del Capitán. Y conocemos también a un profesor universitario que está investigando las ondas binaurales, y se mezcla con un raro magnate de una grandísima empresa médica. Y de repente, saltamos a Auschwitz, febrero de 1944. Dónde probablemente se cometían los hechos más horrendos que ha conocido el ser humano. Y todo está entrelazado, y todo está pensado para que comience un nuevo Holocausto."

La historia descrita ahí arriba se queda corta. Os aseguro que las tramas, que hay varias, son muchas. Se mezclan, se cruzan, se distancian a veces pero todo al final encaja. He de decir que esto último me sorprendió, o mejor dicho, el final me sorprendió. Y llamo final al último 30% del libro. Hay un clímax (y hasta ahí puedo escribir) más o menos al 70% del libro. Te quedas helado. Te paras y dices: ¡¡Aún me queda un 30%!!! ¡¡¡Qué más falta por pasar!!!. Y lo que falta es que aún hay que rematar las tramas, en un final magnífico. Todo fluye, todo encaja y los personajes son consecuentes. Si, consecuentes, y obran como quizá no esperamos, pero obran bien. Y es una gozada ir pintando páginas en el Kindle para saber más, para averiguar que pasa y como acabará todo. Muy bien hecho.

Eso si, las tramas son descarnadas. Realistas, duras y por momentos horrendas. Y no porque Bruno Nievas cuente una historia gore ni nada. No. Todo lo contrario, porque cuenta cosas que (más o menos) ocurrieron y ocurren así. Cuenta atrocidades que se cometieron, que se cometen y que por desgracia se cometerán si no aprendemos a desterrar lo peor del ser humano. Todos los días hay asesinatos, hay muertes, hay accidentes, y por desgracia la realidad muchas veces supera la ficción. Pues "Holocausto Manhattan" es así, duro, frío y sin concesiones. En la trama se mezclan los acontecimientos del 2010 (en todo el mundo) con los acaecidos en 1944 en Auschwitz - Birkenau. Estos últimos son muy duros, y están narrados de manera muy dura (y realista) para que entendamos y recordemos lo peor del ser humano. Y claro, porque tienen relación con la trama (obvio).

Nada es gratuito en "Holocausto Manhattan", y las coincidencias y hechos que parecen aislados, en realidad responden a un plan bien trazado por Nievas. Con una gran labor de documentación detrás se deja ver que Bruno Nievas ha hecho un trabajo excepcional al respecto uniendo las historias y las tramas y haciéndolas realistas. Con nota final incluida, dónde el autor comparte sus objetivos con esta novela, queda claro como se fraguó la misma y que quería lograr.

He de decir, que estas dos ultimas cuestiones que os cuento (la dureza de las tramas y la conexión de tramas) en algunos momentos, puntuales, quizá sea lo único negativo de la novela. En algunos momentos la dureza y "el ensañamiento" con algunos personajes es excesivo. Y no me refiero al pasado, que seguro la realidad fue aún más dura que la ficción, si no algunos de los hechos y asesinatos que ocurren, sobre todo a mano de los sicarios (varios) de la novela. A veces piensas que es excesivo que ese personaje muera así, o que a "ese" le ocurra eso. Y por otro lado, más o menos lo mismo ocurre con algunas de las coincidencias (la furgoneta que choca precisamente con ESE coche, que ese sea el padre de ese niño en cuestión, etc.). Pocas, como digo, pero algunas resultan excesivamente "traídas por los pelos". Al final todo encaja y cuadra, como un puzzle, pero en el camino, en algún momento, parece excesivo.

Y no me puedo dejar los personajes. Me parece muy difícil conseguir mantener a tantos personajes PRINCIPALES tan bien definidos durante todo el libro, y como decía ahí arriba, que sean tan coherentes en todo momentos. Tenemos a Mike, Max, Amy, Wurt, Leon, Craig, Duncan, ....y más. Todos perfectamente definidos, y lo más duro, es que podrían ser o haber sido así en la vida real. Y eso, con la crueldad de algunos, da bastante miedo. Además hay una técnica que ha usado con ellos que me ha encantado. Asistimos a varias escenas o hechos desde el punto de vista de varios personajes. Es decir, en algunas ocasiones, sobre todo en momentos muy importantes de la trama, conocemos un mismo acontecimiento desde la perspectiva de dos o más personajes, en un complicado ejercicio de sincronismo. De esta forma "vemos" varios ángulos de la trama, y el resultado aunque sea el mismo, el camino ha sido diferente. No es nada nuevo, pero aporta mucho y no se leen novelas así todos los días.

En fin, como he dicho, magnífica novela. Muy dura, cruel y realista, que tiene momentos excepcionales. Una historia contemporánea que nos recuerda lo peor del ser humano.

2 comentarios:

Eva dijo...

Está genial! Justo hoy me acaba de pasar lo que cuentas en tu reseña. Momentazo en el 70 por cien del libro y aún queda un 30! Qué pasará? Estoy deseando averiguarlo, pero por otro lado no quiero que se acabe el libro! Jeje

Moisés Montero dijo...

Gracias Eva por comentar.
El momento 70% es muy claro si :)

Un saludo