miércoles, junio 12, 2013

Wilt

Hacía tiempo que no me reía tanto, pero tanto, con un libro. Esa risa histérica, histriónica y salvaje. Durante los 5 días que he estado leyendo el libro en los autobuses que he cogido, las personas cerca de mí han debido de "flipar" cuando me hayan visto y oído reír a carcajada limpia. "Wilt" es una novela cómica BRUTAL e HILARANTE, de un humor unas veces fino y otras veces grueso. Sutil a veces, otras veces de caca-culo-pedo-pis, pero siempre, siempre, bien hilvanado y justo.

El libro tiene el siguiente argumento: "Asistimos a una porción de la vida del matrimonio Wilt. Una pareja inglesa, Henry profesor en una escuela de oficios y Eva, pues su mujer, que hace lo que le apetece hacer. Se soportan, comparten pocas cosas y en realidad parece que no tienen nada que ver el uno con el otro. Pero son un matrimonio. Henry, harto de su vida planeará darle algo de emoción a la misma, incluyendo el asesinato de su mujer. Justo en el momento que conoces a un extraño matrimonio de estadounidenses liberales. Y comenzará una vorágine de acontecimientos muy....bueno, acontecimiento."

"Wilt" es deudora de un humor muy inglés. Es decudora de una crítica EN TODO momento a una sociedad inglesa anclada en una educación férrea y sobria. Pero Sharpe la va a ridiculizar constantemente, tirando, al principio de estereotipos, pero luego de manera muy certera. "Wilt" critica el matrimonio, la crisis social, la crisis de valores, el compañerismo, la liberad, la represión, la religión, el engaño, la traición, la educación, el consumismo, etc. Sharpe no deja títere con cabeza.

Y todo lo hace desde la farsa, desde las bromas más duras y serias (el asesinato es una de ellas), desde la creación de personajes inverosímiles (Judy, la muñeca de plástico es uno de ellos, pero todos lo son), giros del argumento sorprendentes e inesperados, chistes de contenido sexual a raudales, y en general el tono de broma, SERIA, que es todo el libro.

Todos los personaje, como decía sin increíbles. Eva Wilt está hecha a lo bestia. Es una bestia descomunal, es energía pura. El Inspector Flint pasa del control absoluto a desmoronarse. Tiene situaciones hilarantes y protagoniza unos interrogatorios desternillantes. El sargento Yates es un contrapunto necesario al inspector. Luego están los Pringsheim, Gaskell y Sally, que son dos personajes tan descaradamente grotescos, que si fueran verdad, sólo podrían ser así. Y luego están las clases de Humanidades: Yeseros tres, Gas uno, Carne dos, etc. En si mismas, son pequeñas islas de crítica social. Magnífico.
Pero sin duda, el mejor personaje, un personaje ya de culto, mítico y deslumbrante es Wilt. Wilt representa a ese tipo de lo más normal, pero amargado por su vida. Por su esposa. Que a veces sueña con aventuras, con otra vida, con matarla. Pero que no tiene valor para hacer. Que no tiene agallas para enfrentarse a la rutina. Hasta que lo hace. Pero lo hace de manera desastrosa y la lía. No, comienza un holocausto a su alrededor. Y entonces, cuando todo se vuelve loco a su alrededor, él se crece. Entonces tiene agallas para enfrentarse y salir victorioso de todo. Increíble.

"Wilt" nos relata con cinismo y humor, negro en muchas ocasiones, las miserias del ser humano. Esas miserias que están ahí, debajo de la fachada de todos nosotros y que sólo salen a la luz en contadas ocasiones. Sharpe las destapa a base de carcajada limpia, a base de ridiculizarnos a nosotros mismos y a las situaciones que podríamos protagonizar todos.
"Wilt" está plagada de diálogos asombrosos. Cínicos, bastos, sutiles, pero todos ellos mordaces y con un humor cínico y brutal subyacente. Hay cientos de frases míticas repartidas por el libro. Si es cierto que el libro tarda en arrancar. El principio es un poco tosco y mucho menos cómico y humoristico (prácticamente nada) que el resto. Hasta que se desencadena el incidente en la fiesta (muñeca, bañera, etc.) que es HILARANTE Y BRILLANTE. A partir de ahí, cada capítulo es un "in crescendo" continuo, pasando por la escena nocturna en las obras, los interrogatorios, el barco, la vicaria, la fábrica de pasteles, y un largo etc. Desde que se desencadena la acción, la brutalidad cómica y el humor no paran

En fin, un clásico de la literatura. Un libro de humor muy ácido, bruto, descarnado y ciertamente inglés. Un libro que quizá cuesta al principio, pero que una vez pasada la barrera, no te dejará indiferente, no pararás de reír y de parte en cientos de frases míticas. Merece la pena, mucho.

No hay comentarios: