martes, julio 09, 2013

Imparable

Este fin de semana pude ver en casa, parapetado tras el ventilador, la última película del director . La verdad es que sabiendo que había fallecido en agosto de 2012, no pensaba que esta cinta del 2010 era su última película, y por tanto, su último trabajo en la dirección, pero así fue. "Imparable" es una muy buena cinta de acción, una de esas películas que Scott hacía como nadie, y para mi, puede estar entre las mejores del director inglés (como "Top Gun", "El último Boy Scout" o "Marea Roja").

Esta "Imparable" cuenta la siguiente historia: "Frank y Will, o dicho de otra manera  , trabajan en el ferrocarril como como ingeniero y conductor, comienza su primer día de trabajo juntos. El primero lleva 28 años trabajando para la compañía en esto de manejar trenes, y ha pasado por todos los trabajos. El segundo es un novato enchufado que está más pendiente del móvil con su ex-mujer que del kurro. Tienen un día sencillo, llevar vagones de carga de un sitio a otro. Al otro lado, tenemos a otros trabajadores de la compañía que cometen una serie de pequeños fallos que llevan a la tragedia: Un tren con 30 vagones de productos tóxicos y cientos de miles de litros de combustible va a 80 por hora descontrolado por la vía, dirigiéndose a un núcleo de población dónde descarrilará...pero además en sentido contrario por la misma vía que Frank y Will. Y comienza una carrera por salvar el pellejo y detener el tren."

Para empezar decir que está basado, ligeramente, en hechos reales. Y ni tan mal. La realidad no fue tan espléndida como en la peli, pero al menos la base de la historia es muy fiel. Y lo siguiente es que Tonuy Scott consigue que la acción DOMINE TODO EL METRAJE. Con un magnífico Denzel que primero se enfrenta a su nuevo compañero, para entenderlo luego, como protagonista absoluto, pero con un Pine (el capitán Kirk de la nueva saga de Star Trek) que le llega a dar la réplica y lo hace mejor de lo que parece.

La acción recuerda mucho a "Marea Roja", por aquello de que haya un protagonista en forma de "chisme", dónde en aquella genial película era el submarino, aquí lo es el tren. Pero sobre todo, porque lo que ocurre sea con un ritmo vertiginoso pero sin aturdir, vaya rápido pero con tiempo de saber lo que está pasando. Además cuenta con una parte en la que vemos "el drama" desde el punto de vista de las televisiones y los informativos, y queda francamente bien.

Tony Scott hace una cinta de acción como le gusta. Sin respiro, sin dejar ni un sólo segundo para que el ritmo no sea frenético. La acción se centra en exclusiva en los dos protagonistas y en el tren que quieren detener. Con esa estética tan personal de Scott (planos picados, cenitales, imagen que no para quieta, grano en la fotografía, etc.) que le hicieron merecer de más marca personal que su propio hermano, que se ha diluido como lágrimas en la lluvia.

"Imparable" no tiene grandes pretensiones, sólo quiere estar bien hecha y entretener, con un "chute" de adrenalina brutal. Repito, es sencilla, bien hecha y sin querer dar dos vueltas de tuerca innecesarias. Es directa y con un ritmo alucinante, con un montaje frenético y sin dramatismos adicionales, sólo los que genera el tren, haciendo que el espectador en cualquier momento crea que todo va a saltar en pedazos. Desde unos niños en una excursión que están en el camino del tren asesino, un descarrilamiento forzado que no funciona o el choque inevitable en la curva que hay que hacer a 20 por hora...Todo al servicio del desastre y la acción. Perfecto.

En fin, buen cine de acción de trenes. Esas películas que él hacía cómo nadie. Gracias Tony Scott, gracias por "Top Gun", "Días de Trueno", "El Último Boy Scout", "Amor a Quemarropa", "Marea Roja", "Domino", "Deja Vu", "Pelham 1,2, 3" y esta "Imparable". Descanse en Paz.

No hay comentarios: