lunes, septiembre 16, 2013

Burn Notice

My name is Michael Westen. 
I used to be a spy until... 
We got a burn notice on you. 
You're blacklisted. 
When you're burned, you've got nothing
no cash, no credit, no job history. 
You're stuck in whatever city they decide to dump you in. 
- Where am I? 
- Miami. 
You do whatever work comes your way. 
You rely on anyone who's still talking to you... 
A trigger-happy girlfriend... 
Should we shoot them? 
An old friend who used to inform on you to the FBI... 
You know spies bunch of bitchy little girls. 
Family too... 
Hey, is that your mom again? 
If you're desperate... 
Someone needs your help, Michael. 
And a down-and-out spy you met along the way. 
That's how we do it, people. 
Bottom line, as long as you're burned, 
you're not going anywhere.


Así han empezado los más de 110 episodios de "Burn Notice", serie que el pasado jueves acabó para siempre. "Burn Notice" no habrá sido la mejor serie, ni la mejor hecha, ni la que mejor guión haya tenido, ni la que más premios haya cosechado, ni la que más audiencia ha tenido. Seguro que no. Pero "Burn Notice" para mí, para quién escribe estas líneas, ha sido, sin duda alguna, la que más me ha gustado NUNCA. La que más me ha entretenido, me ha acompañado en numerosos viajes y lugares y la que guardaré en un pequeño rincón de mi corazón. "Burn Notice" era como de la familia, esa pieza artística que la quieres tal y como es, que te gusta, que te entretiene y que te mantiene pegado. "Burn Notice" se ha ido, y es una pena muy grande.

"Burn Notice" para mi es genial, o ha sido genial a lo largo de 111 capítulos porque se ha mantenido fiel a sí misma. Siguiendo con los 3 pilares que la han hecho buena: Guión, puesta en escena e interpretaciones.

El guión es cojonudo. El hilo central, ese en el que Michael Westen busca las respuestas para saber la razón por la cual hace años le "quemaron" como espía. Para ello ha hecho todo lo posible, incluso colaborando con organizaciones algo alejadas de sus ideales. Además de las relaciones con sus amigos y familia. Esas relaciones que nos enseñan la vida de un espía desde dentro. Pero luego están los mini-argumentos de cada episodio. Es genial como en menos de 42 minutos se puede condensar un argumento dónde el equipo de Michael ayuda a alguien en apuros. Perfectamente preparados, con presentación (esa característica con los subtítulos de personajes relevantes), nudo y desenlace. Mantener la calidad de las historias "finitas" en cada episodio, los giros y giros del argumento central, y todo unido con personajes recurrentes y personajes que aparecen de nuevo, ha sido FANTÁSTICO.
Además, hay un componente sarcástico, cínico y de humor tanto negro como sutil en la serie, sobre todo por parte de la propia voz en off del protagonista. Está plagado de frases con doble y triple sentido y el propio protagonista lanza muchas "perlas". Además de los elegantes y cuidados diálogos entre todos los personajes. Es de verdad, un trabajo perfecto.
La puesta en escena, para una serie de acción de 42 minutos es impecable. Localizaciones a porrillo, desde Santo Domingo, Caracas, Miami, Washington DC, etc. Explosiones, persecuciones, coches, disparos, todo. Sin alardes, eso si, y aprovechando edificios vacíos, pero sin que se note un ápice falta de recursos o calidad. La acción, CONTENIDA, es el complemento ideal de las historias.
Y luego están los actores y sus interpretaciones. El guión ya crea personajes magníficos, pero Bruce Campbell (aka Sam Axe), Gabrielle Anwar (aka Fi Glenanne), Sharon Gless (aka Madeline Westen), Coby Bell (aka Jesse Porter) y Jeffrey Donovan o lo que es lo mismo Michael Westen lo hacen genial. Cierto es que todo pivota en torno a Western/Donovan. La interpretación del actor es MAGNÍFICA, con esos acentos, esas caracterizaciones, esos gestos. TODO. Transmite todo lo que necesita, todo lo que le da la gana, y hace grandísimo al personaje. Pero como digo, Bruce Campbell y Gabrielle Anwar también están magníficos como Sam Axe y como Fiona Glenanne. Además están un elenco de personaje fijos más, como la madre de Michael que es una crack, y ese agente caído y recuperado que es Jessy Porter. Todos han logrado que sepamos como van a reaccionar, que estemos "dentro del grupo", que seamos uno más. Se les veía a los actores que se divertían juntos, que era algo más que una serie. Y así ha sido. Después de ver como ha quedado en general, sólo se consigue con esa "comunión" entre todos.
Y si, luego está lo de Donovan, que por si sólo merece la pena. La serie es cojonuda principalmente por la interpretación de Jeffrey Donovan. Qué obliga a ver la serie en VERSIÓN ORIGINAL, ya que Donovan hace muchos personajes, pero muchos muchos. Es Micheal Westen, pero en cada episodio suele tomar alguna identidad falsa para resolver el problema. Y ahí, lo borda. Acentos perfectos. Muchos acentos diferentes según cada personaje. Poses, formas de actuar (macarra, texano, asesino, gay, marchante de arte, rico, personaje tonto, nerd, geek, misógino, etc.). Y de verdad, que es único. Michael Westen es competente, inteligente y carismático. Y encaja perfectamente con el tono ligero de la serie y que no desmerece en absoluto la diversión que ésta proporciona.

Añadir que me dejo cientos de cosas interesantes (los subtítulos de los personajes, los chistes, el yogur, las cervezas de Sam, la mini película de Sam Axe [dirigida por Donovan], el sarcasmo de Madeline, etc.) pero es tanto, que prefiero guardarlo para mi. Sólo puedo decir, tomar el piloto, y disfrutar. Si después de ese episodio no queréis ver los 110 restantes, es que no tenéis sangre en las venas :).

En fin, la serie está ya en el Olimpo personal del entretenimiento. Ha dejado una huella que perdurará y que sobre todo, desde el 2007 hasta ahora, ha ido acompañando a quién escribe en esto de las series. Sólo hacer mención especial para el último capítulo, dónde hemos podido escuchar, en boca de los protagonistas las frases que los han hecho famosos. Todo un acierto oír a Fi decir eso de "Should we shoot them?" y cumplirlo. Oír a Sam "You know spies bunch of bitchy little girls" en plena cara de un alto cargo de la CIA, a Porter eso de "That's how we do it, people" y que tenga sentido. y como no, la serie se cierra como empezó: "My name is Michael Westen, I used to be a spy..."

Gracias, gracias a todos los que han sido parte de "Burn Notice". Vosotros no lo sabréis, pero desde aquí mi mas sincero agradecimiento por el esfuerzo, vocación, trabajo y resultado.



No hay comentarios: