jueves, septiembre 26, 2013

Hugo: Ojo por Ojo

Vuelvo a leer un premio Hugo. Y de nuevo esa sensación de leer un grandísimo libro una grandísima novela corta. Si, Premio Hugo de novela corta de 1988 este "Ojo Por Ojo" de Orson Scott Card, un autor de esos grandes de la Ciencia Ficción. Scott Card es muy conocido por "El Juego de Ender" y siguientes, pero es un autor muy prolijo, tanto de novelas como de relatos. Esta "Ojo Por Ojo" condensa mucho la Ciencia Ficción de los 80s, y se nota la gran mano de Scott Card.

"Ojo Por Ojo" cuenta lo siguiente: "Estamos asistiendo al relato de Mick. Es un muchacho con un extraño poder, maligno, muy potente. Mick es capaz de matar con sólo desearlo, es capaz de producir enfermedades como el Cáncer con sólo desearlo. Está sólo y abandonado, vagando por ahí. Pero de repente Mick siente la llamada de una extraña mujer que le hará sorprendentes revelaciones. Y Mick deberá elegir bando, y luchar por su vida y la de los demás".

El libro es duro. Los poderes de Mick son duros y malignos y asistimos al relato de muchas muertes. Pero no es eso lo que le interesa contar a Scott Card. Card mete la religión de por medio, describiendo como esta puede convertirse en una magnífica excusa para que un grupo de desequilibrados (con poderes) justifique sus actos perversos. Y de eso nos quiere hablar Scott Card, de los fanatismos, de las creencias, de la endogamia (de pensamiento y de acto) y sobre todo del libre albedrío o no.

Cómo se trata de una novela corta, la acción debe ser rápida, incluso atropellada. No hay respiro y las cosas, pese a que es un relato en primer persona, ocurren a toda prisa. Pero está muy bien contado. Card es un maestro de la narración de acción y nada de lo que ocurre ocurre mal, todo está bien hilvanado. Eso si, hay muchos mensajes condensados y requiere de leer con calma, ya que podrías llegar al final de la novela sin haber pillado el tema. 

Y ahí está el final. Es un final abrupto, sin conclusión sobre nada. Es un final que llega de repente y acaba con la historia. Está hecho así para que el lector piense sobre lo que ha leído, o quizá Scott Card tenía en mente seguir escribiendo sobre ello, no lo se, pero lo que puedo decir es que acaba de repente.

En fin, una novela magnífica. Digna de ser un premio Hugo. Eso si, corta, condensada, con acción pero con un final incierto.

No hay comentarios: