miércoles, octubre 16, 2013

Kick-Ass

Siguiente cómic leído. Otro de esos que es un "must-read" para cualquiera que lea cómics de superhéroes. No sólo por lo que supuso en su día, por lo rompedor de la propuesta, por lo duro y sin concesiones que es, si no por que es de Mark Millar y John Romita Jr. que son de lo mejor que hay en esto.

Kick-Ass cuenta la historia de Dave Lizewski un chico de instituto geek de New york aficionado a los cómics de héroes. Empieza a pensar que es necesario que existan los superhéroes, que alguien normal se convierta en un héroe y luche por los demás. Así que, se compra un disfraz en eBay, hace algo de ejercicio y se dispone a subir a los tejados y correr. De repente decide que necesita luchar contra el crimen, y lo hace. Pero el resultado en la vida real, no es como en los cómics y su vida cambiará para siempre.

El cómic es duro. Muy duro. Es BRUTAL, pero no sólo de bueno si no en el sentido literal de brutalidad, de bestia, de "gore", de violento. La sangre inunda las páginas. La dureza de las peleas, la muerte, las consecuencias están ahí. Cierto que es un cómic y que hay licencias (el protagonista aguanta leches con mayor resistencia que un boxeador del título mundial, las habilidades innatas de algunos para cercenar, etc.), pero en cierta manera es realista.

Kick-Ass no es un cómic "bucólico" e idealista sobre los superhéroes. No. Es un cómic sobre la brutalidad e la maldad, sobre mata o muere, y sobre todo, sobre que puedes esperar de la realidad cuando crees que será como en los mundos irreales de la ficción. Intenta mostrar que la gente normal puede ser un superhéroe, pero con las consecuencias bien claras. Con eso que no suele salir de la vida de los héroes tradicionales.

El dibujo de Romita es EXCEPCIONAL. Colorido, aunque predomina el rojo sangre, con un detalle increíble, y muy pero que muy actual. alejado del tradicional trazo del superhéroe, dota a los personajes con su dibujo de una vida propia.

Por contra el guión de Mark Millar es directo, rudo y crudo. No hay adornos, cuenta lo justo para hacernos idea del infierno de vida que lleva Lizewski y que le aboca a convertirse en algo diferente. Y cuenta, de manera precisa, pese a lo mal que le salen las cosas, lo que le lleva a seguir vistiendo el traje. Hay momentos muy buenos, pero me quedo con las sensaciones que nos transmite de lo que supone ser un héroe, y sólo saberlo tú. De lo que supone llevar bajo las prendas normales tu traje.

Además de los excepcionales personajes secundarios de "Hit-Girl" y "Big Daddy". Decir secundaria de "Hit-Girl" es restarle protagonismo. Es un personaje principal cuya primera aparición es digna de cualquier guión magnífico de Cine. Pura dinamita.

En fin, un cómic imprescindible que hay que leer. Duro, frío, brutal, bestial y gore. Pero muy bien hecho, con un dibujo excepcional y con una historia que parece sencilla pero no lo es, ya que profundiza en el tema de lo que supone ponerse un traje, una identidad secreta, y salir a patear culos.

No hay comentarios: