miércoles, diciembre 04, 2013

Memorias de Una Vaca

He leído esta pequeña obra del gran Bernardo Atxaga. No haber leído (de adulto) ningún libro del mayor escritor euskaldun tenía delito. Vale, he leído una obra quizá menor y encima en castellano, pero algo es algo. Además, la historia de Mo me ha gustado. Me parece un gran libro. Corto, duro, sin concesiones y con una doble lectura. Casi nada.

El argumento de "Memorias de una Vaca" sería: "Mo, es una vaca que desde que vino al mundo ha sido capaz de demostrarle a las demás vacas que no tiene ni pelo de tonta, y que ha diferencia de muchas otras, y aunque no lo parezca, está orgullosa de ser una vaca. Ahora ya es una vaca vieja y solo le quedan los recuerdos, sus memorias; así que tal y como le prometió a El Pesado (su voz interior) las escribiría todas. Todas, desde su nacimiento."

En principio, el libro está dirigido a chavales de 10 a 14 años. Es sencillo, divertido (muy divertido en algunos pasajes) y tiene moraleja. Pero eso no es lo que me interesa a mi. No. Como digo puede verse como una novela que se puede leer fácil, pero por detrás, en el fondo, tiene una historia muy dura. La protagonista de la novela es una vaca, pero es una excusa para contar la tragedia de una guerra (la Guerra Civil) y contar una pequeña tragedia de uno de los dos bandos. No hay escusas, se habla de las muertes, de la cárcel, de las ejecuciones. O sea, que es más que una novela para chavales.

Mo es una vaca divertida y tierna. Qué piensa, por encima de sus compañeras que no lo hacen (a excepción de la Vache) y que tiene una vida interior interesante. Pero además vive en casa Balanzategui dónde se ha elegido bando en una guerra, y eso le afectará a ella. Mo, nos cuenta su periplo vital hasta que llega a la madurez. Y madurez significa, ante todo, poder valerse por sí misma, ser capaz de tomar decisiones y actuar con autonomía en la vida. Esas enseñanzas, esa moraleja está perfecta para los más jóvenes.

Pero además, como decía, Atxaga consigue retratar la situación dramática que se vivió en la posguerra. El escritor habla de una guerra que duró más de lo que parecía, que se adentró muy profundo en la sociedad, que causó una fractura social muy dura y que no ha sido superada aún. Mo es una excusa para recorrer el pasado, conocerlo y admitir que se sufrió. TODOS. Y que conocerlo y asumirlo, es el primer paso para superarlo. Lo siguiente que nos enseña Mo a los adultos es que hay que ser críticos ante la vida, y reaccionar para seguir adelante.

En fin, una novela que tiene dos lecturas; una fácil y divertida sobre una vaca, que va dirigida al público más joven. La otra, una lectura cruda que está pensada para una lectura más profunda. Sin duda alguna objetivos más que cumplidos y bien llevados, una novela que en clave de humor refleja una realidad histórica que por desgracia aún está muy cercana. Y como diría La Vache qui Rit: "En este mundo no hay cosa más tonta que una vaca tonta".

No hay comentarios: