miércoles, diciembre 18, 2013

Realidad Aumentada

Vaya sorpresa. Sin duda alguna una novela de Ciencia Ficción que no me esperaba. Vale, ya os conté que leí la última novela de Bruno Nievas "Holocausto Manhattan" y me gustó mucho. Pero aquella novela era un libro más esperado, con mucho trabajo por detrás, una novela realista, un thriller de acción. Es decir, una novela que ya se vislumbraba que podía ser muy buena. Pero "Realidad Aumentada" es una "ópera prima", además de ser sobre un género, el de la SF, muy difícil. Además es el primer libro de un pediatra que se mete a escribir. Podría resultar ser un desastre. Pero NO. "Realidad Aumentada" ha sido una novela de SF y acción que no esperaba. La he disfrutado mucho. Merece la pena.

Si encima os digo que la compré en amazon por 1,89€ en junio ya deberíais lanzaros a comprarla. La tenéis aquí, en este enlace. La relación calidad/precio de esta novela es casi infinito.

Para contaros de que va "Realidad Aumentada" copiaré de la propia Web del autor la sinopsis: "Alex Portago recibe una visita inesperada: un gurú de la tecnología le ofrece un contrato millonario y con estrictas cláusulas de confidencialidad para resolver unos «problemas» que han surgido en un proyecto de realidad aumentada, un desarrollo innovador de alta tecnología en el que la realidad virtual interactúa con el mundo real. Entre el equipo de investigación Alex encuentra a Lia Santana, el amor que se le escapó una vez y que no está dispuesto a perder de nuevo. Juntos comienzan a buscar respuestas, aunque éstas no parecen arrojar otra cosa que nuevos interrogantes."

Lo que te atrapa de "Realidad Aumentada" es que comienza con un misterio, con mucha acción. Si, el género de la Ciencia Ficción está presente desde el prólogo, en los oscuros e inquietantes sueños que tiene el protagonista, pero Bruno salta a la acción trepidante. Tenemos un proyecto secreto, problemas en él, y el protagonista, experto en neurología e informática, se mete en una vorágine para resolverlo. Hay misterio, acción, muertes, peligro, etc. Es increíble la capacidad para meternos de lleno en la historia. 

Pero además aderezado con tecnología. Si, quizá algo friki y densa, pero muy bien hecha. La explicación del proyecto de realidad aumentada en el que trabaja en secreto el gurú de la tecnología es fascinante. Hay un momento, cuando Alex prueba el dispositivo por su cuenta, que el lector lo hace a la vez de manera fantástica, además, con sorpresa final incluida en dicha prueba. 

Pero como decía, de repente saltamos al género de la Ciencia Ficción. Bueno, no lo hemos abandonado, pero la historia fluye hacía un momento clave, en la búsqueda de algo, donde encuentra, choca brutalmente con lo inimaginable. Puede parecer que no encaja. Te preguntas, durante dos o tres párrafos si el autor "te la ha metido doblada" al recurrir a eso. ¿Qué me estás contando? Y sin embargo se desatan unos capítulos bárbaros. 

Pero de nuevo, "boom". Apretamos un botón en el último momento y de nuevo todo cambia. Volvemos a la acción, volvemos al desconcierto de no saber que ha pasado, y asistimos al cierre de la novela. Arriesgado, duro, cruel, sin concesiones. El final de la novela es sin duda lo mejor. No podía, o creo que no se podía, cerrarlo de otra forma. Y aunque haya que leer dos o tres veces los emails finales (como incluso pide el propio protagonista), merece la pena acabar así.

Todo el libro es un descenso a los infiernos del protagonista. No hay respiro, y asistimos a lo más profundo del dolor humano, así en general, y del personal, del protagonista. Y todo con el halo de la Ciencia Ficción. Pero, de la buena, de esa que usa un "McGuffin" (en este caso, el chip del proyecto de realidad aumentada) para contarnos cosas sobre el mal, sobre los límites del ser humano y su mundo, sobre lo preparados que estamos para afrontar tecnología muy superior a la nuestra, etc. Eso es lo bueno de la SF buena. Esa que da igual si el chisme podría o no ser real o si podría o no existir lo que nos cuenta el autor. Nos lo creemos, ahí está la suspensión de incredulidad para hacernos soñar. Y viene mucho a cuento esto, ya que hay un pasaje muy parecido a lo que podría haber en una película de Indiana Jones. Y nadie mejor que Spielberg o el doctor Jones para enseñarnos lo que es la suspensión de incredulidad. Pues bien, la novela, desde el prólogo, juega con esas mismas bazas.

Me lo he pasado muy bien con los personajes. Sin duda Alex es el protagonista y con el que vivimos las experiencias desconcertantes, pero personajes como Owl y Smith son necesarios. De hecho, con estos dos me he reído. Lía es extraña, pero bien dibujada. Y tenemos a Jules como enigmático enemigo o amigo del protagonista. Y Baldur, y ....hay un buen puñado de personajes bien hechos. De hecho, esta capacidad se verá mejorada en "Holocausto Manhattan" más adelante. 

En fin, una novela de Ciencia Ficción increíble. Me ha gustado mucho. Tiene unos momentos muy bien hechos, lleva la acción y el misterio muy bien, y asistimos a muchos guiños de tecnología y frikismo (esas contraseñas de cifrado basadas en pelis de los 80s por ejemplo). Merece la pena leer a un autor que en su primero novela fue capaz de hacerlo así de bien.

No hay comentarios: