martes, enero 14, 2014

Hugo: Alas Nocturnas

Tenía ganas de volver a leer otro Hugo. Además de un autor del que no había leído nada (hay tantos y tampoco tiempo) Robert Silverberg. "Alas Nocturnas" parece ser de los más representativo y genuino de este autor, y merecidamente ganador del Premio Hugo de Novela Corta de 1969, ya que este libro es una delicia de esa Ciencia Ficción de los años 60, representativo a más no poder de una forma de SF preciosa.

El argumento de la obra podría ser: "Conocemos la historia de un Vigía. Uno de los miembros de la hermandad dedicada a la la vigilancia con celo de los espacios ante la inminente invasión de la Tierra por fuerzas extraterrestres. Aunque nadie cree que ocurrirá. El Vigía viaja con una Voladora y un Mutante a Ruma, dónde conoceremos el esplendor perdido de la Tierra, y mucho más sobre el tercer Ciclo de la Tierra, un período en el que el mundo está organizado en hermandades: Vigías, Defensores, Regidores, Voladores, Memorizadores, Peregrinos, Mercaderes, Mutantes, Bufones..."

Como decía es un ejemplo de la SF de los años 60, Esa que tira de los antiguos imperios pero que los pone con fantasía y Ciencia Ficción para enseñarlos sentimientos y frustraciones del ser humano. "Alas Nocturnas" tiene una historia sencilla, de acontecimientos básicos (miedo a invasión, invasión y desenlace) pero lo importante es lo que leemos y es narrado a través de los personajes. Lo importante para mi han sido los sentimientos que nos trasmite la historia, muy intensos y dramáticos. Soledad, desesperación, búsqueda, amor, simpatía, recelo, etc. Todo el viaje emocional por el que pasa el Vigía es muy duro y el lector lo pasa con él.

Para poder lograr esta carga emocional Silverberg dibuja unos personajes MAGNÍFICOS. TODOS están perfectos. Pero además las relaciones entre los personajes están muy bien cimentadas y construidas, son intensas y fuertes con escenas muy violentas y emocionales (como la de "La Boca de la Verdad) que nos unen a los personajes.

Lo dicho, me ha gustado mucho como Silverberg mezcla la fantasía (el personaje de Avluela es todo un icono de la fantasía) con la Ciencia Ficción pura para hablarnos del ser humano. De la caída de los imperios (Roma, Ruma, ...) con el resurgir de los mismos. El final es una oda a la esperanza y los buenos presagios, o no. 

En fin, una novela corta ganadora de un Hugo que no decepciona. Ciencia Ficción y Fantasía tradicional, con unos personajes inmensos e intensos. Merece la pena.

No hay comentarios: