miércoles, febrero 12, 2014

Hammerhead

Tocaba cambiar de smartphone. Bueno, cambiar no es la palabra, se trata más bien de ACTUALIZAR. Lo digo porque pasar de un dispositivo Nexus de Google a otro es más bien, sólo, una actualización de hardware. De hecho, en cuanto al sistema operativo en si mismo, ahora mismo, entre el Galaxy Nexus que tenía y el Nexus 5 no hay ABSOLUTAMENTE NINGUNA diferencia. En ambos tengo CM11, y es lo mismo.

Pero volviendo al dispositivo, al gadget, es ALUCINANTE. Desde el packaging. Es impresionante como Google, con LG en este caso, pero lo hace con todos los que fabrican "sus nexus", cuida estas cosas. La caja, minimalista, contiene todo lo necesario, empaquetado y sellado de manera increíble. El Nexus 5 viene preparado para la acción, con cargador de USB, cargador de pared mediante un adaptador de enchufe, manuales, pegatina con el IMEI para guardar, extractor de tarjeta microsim, etc.Todo en una líneas simples pero directas que anticipan el "chisme" que te encontraras.

El Nexus 5 es ligero. Mucho más de lo que sus medidas podían hacer esperar. Lo siguiente que deja asombrado es la pantalla. 5 pulgadas es una pantalla "grande pero grande", sin embargo no lo parece. Los bordes laterales son minúsculos y eso contribuye a que prácticmante el "ancho" no se note. Sin embargo, a pantalla completa, viendo vídeos o fotos, la pantalla reluce como ninguna. HUGE es la palabra.

Ese momento justo antes de desbloquear el terminal.....

Diez minutos después de tenerlo en las manos ya lo había desbloqueado, cambiado el recovery y "flasheado" la versión de Android que quiero tener, CM11. Y vuela. Cualquier aplicación está abierta inmediatamente. No hay lags, no hay retardos, no hay esperas. Todo se hace de inmediato. Abrir una aplicación como Google Maps es instantáneo. Con otros, no es así. Los 2 GB de memoria RAM dan para mucho, combinados con los 2.26 GHz quad-core Snapdragon 800 Krait 400 que lleva de procesador es sencillamente ASOMBROSO. Pero aún hay más. Otra de las cosas que hacen que todo vaya fluido, vuele, es la simbiosis con el sistema operativo AOSP puro (o casi) que llevo. No hay software de más, no hay bloatware. Eso hace que los servicios arrancados sean los mínimos necesarios y que todo ande sobre ruedas a toda pastilla. De verdad, en 2 años el hardware ha mejorado mucho, aunque algunos fabricantes no se enteren y sigan haciendo terminales de gama media y baja horrorosos.

Pero es que los dos años entre el Galaxy Nexus y el Nexus 5 se notan. Valga de ejemplo un restaurante dónde suelo ir a comer. Hace unos días estuve. Con la "maguro" dentro, sentado, no tenía cobertura. Cero. Ni GSM, ni 2G, ni 3G, ni nada. Estos días, sentado EN EL MISMO SITIO con el "hammerhead" tenía 2 rayitas. Y H. Y podía usar el teléfono smartphone normalmente. Obviamente con el mismo operador. Sólo por eso ya ha merecido la pena.

Otra de las cosas que me ha impresionado de mejora en dos años, es la cámara. Pasamos a una de 8 MPx con flash. Antes tenía una de 5 MPx y el salto en dos años es brutal. Las fotos hechas con cariño, bien enfocadas, quedan casi perfectas, con una nitidez, colores vivos y sin nada de grano. Además el flash es una máquina. He hecho pruebas en el garaje y llega a iluminar para sacar objetos perfectamente hasta a seis y siete metros. Impresionante

1 día y 14 horas de batería y estaba al 38% aún.....

Lo siguiente que he notado es la batería. Los 2300 mAh dan mucho de si. Mucho. Mucho más que los 1750 que tenía en la "maguro". Como podréis entender, una vez pasados los dos o tres primeros días, he hecho un uso "normal" del Nexus 5. El mismo uso "normal" que hacía con el otro. Pues bien, me dura, directamente el doble. Sin paliativos. Me dura dos días y unas tres o cuatro horas, con unas 4 horas de pantalla. Impresionante.

El led de notificaciones está "escamoteado" en la parte central abajo. Es muy discreto, mucho. Es el más discreto que he visto. De hecho, si no se ilumina, dirías que no tiene. Además le han dado un toque diferente con el altavoz superior, es blanco con rejilla y destaca. Me parece un detalle simple, pero bonito. La superficie trasera es mucho mejor que sus dos predecesores anteriores, dando un aspecto de acabado de muy alta gama, con la espectacular cámara redonda en un borde. Además, no desliza, cosa que como digo mejora en mucho al Nexus 4 anterior (no lo tenía, pero lo conozco bien).

Por cierto, yo he comprado el Nexus 5 BLANCO. La parte trasera es blanca y delante negro. Es muy sobrio pero a la vez le da un toque de color. Además le he puesto una funda "RINGKE FUSION Case Bumper" transparente atrás, y con un suave borde color lima. Queda preciosa.



Y finalmente aclarar que es un teléfono...y ¡¡funciona bien!! Recibes esas cosas antiguas que son llamadas y SMS. Se oye de maravilla y te oyen de maravilla. Suena mucho con el volumen "a tope" cosa que con otros terminales de gama alta no ocurre. Es una delicia.

En fin, seguro que me dejo muchas cosas por comentar (preguntar si queréis), pero el Nexus 5 es precioso, es fluido, rápido, sencillo y muy suave. Usar el Nexus 5 es una auténtica gozada. Sin lugar a dudas el Nexus 5 es el terminal que mejor experiencia Android ofrece. Sin más.

2 comentarios:

Cal River dijo...

Cómo disfruto leyendo este tipo de 'reviews' (por motivos obvios, jejeje). Que disfrutes el bicho!

PD: Como buen obseso que soy de la ortografía, te sugiero que edites el título ;)

Moisés Montero dijo...

Gracias Cal :)