lunes, marzo 10, 2014

Cómic: Blacksad Amarillo

Aprovechando otro reducto de paz y tranquilidad en casa, me leí el último volumen de Blacksad publicado, el titulado "Amarillo". Esta vez no voy a decir como en 2008 que "Acabé con Blacksad" para no tragarme mis palabras si Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido deciden hacer más volúmenes. El nivel de este cómic es magistral, como os he ido contando aquí, aquí y la semana pasada aquí. Pues bien, este "Amarillo" es un poco diferente. No es tan oscuro, es más colorido, no es tan "cine noir" y sin embargo es tan Blacksad como los cuatro anteriores.

El argumento sería: "Blacksad, cansado de tanta miseria y violencia a su alrededor, decide tomarse un tiempo antes de volver a casa. La suerte parece sonreírle cuando un desconocido le contrata para llevar su coche, un flamante Cadillac modelo Eldorado de un amarillo chillón, desde Nueva Orleans hasta Tulsa. Pero las carreteras del sur son tan polvorientas como imprevisibles y, sin quererlo, se verá inmerso en nuevas aventuras. Le roban el coche, le acusan de un crimen que no ha cometido y tiene que investigar un asesinato. Como siempre, nada es lo que parece."

Cómo decía este Blacksad es el menos oscuro de la saga. Es más una "road movie" que "noir" y sobre todo es más colorido y menos oscuro. No sólo por el juego de palabras con el título (que en inglés, que es como lo he leído, tiene menos significado). Amarillo es por una de las localizaciones de la acción, Amarillo, Texas, USA. Pero además, amarillo es el pedazo de Cadillac que debe transportar Blacksad por medio USA. Y amarillo es el polvo de la carretera. Y amarillo es el color de la cobardía, que es un rasgo que marcará a muchos de los personajes.

"Amarillo" parece que empieza de manera suave, que no habrá crímenes ni misterios, pero lo siniestro aparece entre dos escritores amigos (¿y amantes?). Sin decir más de la trama, todo girará en una huida hacia delante de uno de los protagonistas, que se llevará por delante muchas cosas. Y Blacksad, sin comerlo ni beberlo, se verá envuelto. Eso si, como decía es una trama muy diferente a las anteriores. Más sencilla, más lineal y sobre todo menos enrevesada. En este "Amarillo" lo importante esta vez es como se cuenta, es más un viaje de la historia que la historia en si misma. Y este "como se cuenta" tiene mucho que ver con el dibujo.

De nuevo el dibujo de Juanjo Guarnido es alucinante. Este vez con una alegría y un colorido fuera de lo común en la serie. Y debo decir que con un detalle asombroso. Juan Díaz Canales ha metido en la trama un circo. Claro, en una serie que tiene a animales antropomórficos como protagonistas un circo es el esplendor de los animales. Pues el dibujo de Guarnido luce de manera maravillosa con cientos de miles de detalles. La extraordinaria capacidad de diseño de personajes y de dotarlos de una expresividad sin igual siguen ahí al igual que la fluidez de su trazo. Es sin duda, precioso.

He de añadir que siempre en Blacksad ha habido muy buenos personajes secundarios, pero para mi en "Amarillo" está el mejor de todos, que le da un toque especial a este volumen. Ese abogado (y futuro representante de uno de los personajes), una hiena educada, irónica pero con los pies en el suelo y clave en el final del álbum. Todo un secundario de lujo, que cinematográficamente daría mucho que hablar. Un acierto.

En fin, una nueva entrega de Blacksad. Una pequeña vuelta de tuerca, menos parecida a sus cuatro antecesores, pero con toda la esencia de la serie. Sigue siendo un referente, sobre todo en el dibujo precioso y excelente. Un cómic que siempre se disfruta y que aporta cosas diferentes. Maravilloso.

No hay comentarios: