miércoles, marzo 05, 2014

Monstruos University

Unos días de asueto han permitido disfrutar con el mayor de mis hijos de la última entrega de Mike Wazowski y de James P. Sullivan en la precuela "Monstruos University" de "Monstruos SA". Una nueva cinta de animación de Pixar. Animación excelente, perfecta, brillante. Pero en este caso, un guión que hace aguas, manido, repetido y por desgracia falta de interés.

La cinta cuenta como se conocieron los protagonistas en la Universidad de Sustos. La ilusión de Wazowski por ser "asustador" y todo lo que tiene que remover para convencer a sus profesores de que puede ser un "monstruo" asustador como los demás. Wazowski se rodeará de Sullivan, así como de una recua de ex-alumnos que no han sido admitidos como asustadores. Con ellos, formará un equipo para volver a la élite de la Universidad.

Cómo decía al principio, técnicamente es perfecta. La animación, la banda sonora, la ambientación, el colorido, los personajes, todos los detalles del mundo de los monstruos, todo eso, es PERFECTO. Es Pixar, es 100% trabajo duro bien hecho. Ahí no hay nada que reprochar. Sin embargo la historia muere por tópica. Es una comedia que tiene todos, pero todos, los tópicos habidos y por haber del género escolar y de universitarios. De esos de las comedias de John Landis. No hay parodia, no hay comedia loca, no. Se ciñe a los cánones del género sin ofrecer nada nuevo. Y sobre todo, no hay nada mordaz, todo es conocido y cordial.

El guión es verdaderamente soso. Salvo por una magistral clase de terror (al final de la cinta, en una cabaña) y el divertido concurso de sustos, toda la cinta es sobada, vacía y repetida. No basta con ser perfecta en todo lo demás, en ser una buena película de animación, no. No se acerca al mundo que creó en la primera parte (o mejor dicho, en la película anterior), a la magia de una historia bien contada, arriesgada, nueva y emocionante.

En fin, una cinta que podría haber sido genial como lo fue su antecesora, pero que se queda en un mero ejercicio de animación, vacío y en simple entretenimiento. Una pena.

No hay comentarios: