jueves, abril 24, 2014

HUGO: Flores para Algernon

Hugo de 1959. Este libro me ha impactado. Es uno de esos libros que al terminarlo, deslizar la última página, sientes que has leído una obra maestra. Es, sin duda alguna, una de las mejores novelas que he leído. Profunda, dura y sin concesiones. Tierna y descarnada. Cruel, emocionante, y compleja. Muy compleja. Se trata de un libro para hacernos llorar, reír, reflexionar y darnos cuenta de que lo dura que es la vida a veces. Pero sobre todo, DE LO QUE NOS HACE HUMANOS, de sentimientos, de muchos de ellos.

Antes de seguir con mi crítica, mi recomendación es que lo compres ahora mismo. O vayas a una biblioteca y pilles el libro. Leela, por favor, es lo mejor que puedes hacer por "Flores para Algernon" de Daniel Keyes.

El argumento de "Flores para Algernon" sería el siguiente: "Charlie Gordon tiene 32 años. Sufre un retraso mental desde que nació. Su CI no sobrepasa los 60 puntos. Desde pequeño ha sufrido mucho, aunque él no se ha dado mucha cuenta. De repente es elegido para un tratamiento que podría triplicar su inteligencia. El tratamiento ha sido probado, con éxito, en ratones, sobre todo en Algernon, el ratón que más ha durado con el tratamiento. Asistimos a la transformación de Charlie a través de sus informes de progreso. Pero llegar a la cúspide de la inteligencia (humana) no es tan fácil, ya que hay una evolución muy dura."

El libro es un carrusel de emociones. Todo, absolutamente todo nos lo trasmite Charlie con su historia. Como va dotándose de consciencia sobre lo que le rodea, y como debe aprender las emociones humanas que antes le habían sido negadas por su retraso mental, en tan sólo unos días, cuando a los demás humanos sin problemas mentales les lleva años. La novela es un compendio de EMOCIONES, de TODAS las que alguien puede sentir a lo largo de su vida. Y es eso lo que nos hace humanos. Cuando odiamos, amamos, sufrimos, empatizamos, etc. 

Lo interesante es el crecimiento emocional, y la decadencia que origina, de alguien que es feliz por su incapacidad de saber nada (o casi nada) de lo que le rodea, hasta que va superando en inteligencia a todos y cuantos le rodean. Esa ascensión y posterior caída, le llevan a experimentar en unos días lo que al resto de los humanos aprenden en años de crecimiento emocional y físico.

El libro, ordenado según la evolución mental de Charlie tiene un ritmo endiablado. Charlie está "drogado" con su mejora de inteligencia y nosotros asistimos atónitos a como nos lo cuenta. Tiene pasajes tiernos, pero la verdad es que la crudeza y la dureza es lo que abunda. Como Charlie se va dando cuenta de que lo que él creía que era felicidad (siendo retrasado) eran malos tratos, indiferencia, burlas, aprovechamiento de él, etc. El crecimiento emocional así de rápido es duro, frío, descarnado y demasiado difícil de asumir, y me refiero al lector. Charlie no será capaz de hacerlo nunca.

He llorado con el libro. Sobre todo en los pasajes más duros sobre la niñez de Charlie y la incomprensión de de sus padres, y la dureza de su madre. Como padre he sufrido. Como lector, en algunos momentos no podía creer lo que leía. La novela es muy, pero que muy, dura. Pero es muy bella a la vez, sobre todo, como es capaz Keyes de transmitir tantas emociones en el "viaje" de Charlie desde la ignorancia a la inteligencia, y lo que supone para el resto de los humanos.

Además, aunque Charlie es el 99% del libro, el resto de personajes son fascinantes, como los vemos a través de Charlie. Como la profesora va "cambiando" a ojos de Charlie, y ella misma cambia. Y los profesores (no tan eruditos) como los ve Charlie el retrasado y Charlie el humano más inteligente que ellos. Fantástico.

En fin, que "Flores para Algernon" es una obra maestra. Un Hugo con letras mayúsculas, que aunque esté englobado en la ciencia ficción es un libro sobre la vida, la humanidad y los sentimientos. Pero es un libro duro y descarnado, de esos que te hacen llorar. Hay que leerlo.

No hay comentarios: