jueves, mayo 15, 2014

El Misterio de la Guía de Ferrocarriles

Otra de las novelas de Agatha Christie más reconocidas. El asesino "ABC" o alfabético como se le conoce. En cualquier caso esta "El Misterio de la Guía de Ferrocarriles" es una de las mejores novelas y como en general todas las de la señora, aún sigue siendo sorprendente y fresca pese a estar escrita en 1936. De hecho, en todas las novelas que estoy releyendo de la Christie me ocurre que no me acuerdo de nada de la trama. Como si las leyera de nuevo. Pero en esta, incluso, me ha sorprendido porque tenía una idea preconcebida totalmente diferente a lo que en realidad es. Y me ha gustado mucho.

El Misterio de la Guía de Ferrocarriles cuenta lo siguiente: "Poirot recibe una carta desafiante firmada por un tal A.B.C. retándole a que lo detenga en su propósito de cometer una serie de asesinatos siguiendo el orden del alfabeto. El cuerpo de la señora Alice Ascher, una anciana propietaria de un estanco en Andover, aparece con un gran golpe en la nuca de espaldas al mostrador, al lado de una guía de ferrocarriles A.B.C. abierta por la página de Andover. La calle estaba muy concurrida, por lo que nadie vio al asesino. Tras una reunión en el despacho de Poirot, se decide que sólo pueden esperar a que el asesino cometa el segundo crimen. Cuando se descubre que Betty Barnard ha sido asesinada con su propio cinturón en una playa de Bexhill-on-sea, Poirot lucha por descubrir al asesino, y las cosas se complican cuando asesinan a Carmichael Clarke en Churston. Poirot parece derrotado ya que no es capaz de evitar los crímenes, y lo que es peor, no sabe nada de nada del asesino."

Como siempre, la autora juega un poco con nosotros. Sin caer en los spoilers, todo parece que estamos ante una novela diferente. Como el propio Poirot dice en algún momento, el caso no es como suele ser siempre, en el que hay un crimen y están junto a los sospechosos y uno de ellos es el asesino, y este intenta incriminar a otro. No. En el caso de "El Misterio de la Guía de Ferrocarriles" no hay sospechosos porque no sabemos quién es el asesino. No hay que evitar que se inculpe a un inocente. No. Es una lucha contra el reloj por cazar a un asesino en serie.

Otra de las cosas que llama la atención, pese a que el libro está narrado en primera persona desde el punto de vista de Hastings, es que se insertan pasajes desde el punto de vista de ABC, el asesino. Le da un buen toque, y sirven para enredar más, aún, la trama. 

Y sobre la trama, me ha encantado ya que el plan criminal que conocemos finalmente al acabar el libro es muy pero que muy brillante e ingenioso. Agatha Christie tenía una mente capaz de maquinar estos crímenes casi perfectos, que de no ser por Poirot, saldrían indemnes. Está a la altura de todos los mejores que ha ideado la señora, y merece la pena llegar al final de las 250 páginas para conocerlo.

El único pero que le puedo poner es que tal vez le ha faltado desarrollar un poco más el personaje del asesino. En otros libros que os he relatado aquí se hacía algo más de hincapié en ello. Pero en cualquier caso es un pero muy pequeñito.

En fin, una novela genial de la señora Christie. Siempre es un placer leer este "whodunit" sobre todo porque es una maravilla recordar la capacidad de la señora para crear estas tramas, ese ambiente victoriano, y el misterio, con sus giros de acción e historia. Y por Poirot, que siempre sale victorioso de la caza...

No hay comentarios: