miércoles, mayo 28, 2014

Los Vigilantes del Faro

O lo que es lo mismo, Fjällbacka 7. Y no me arrepiento. En el cuarto libro la serie había caído muy pero que muy bajo. De hecho, ese cuarto libro es una mierda y quise dejar de leer los libros, pero los tenía comprados hasta el quinto. Y la serie con los dos últimos ha mejorado mucho, sobre todo con este último "Los Vigilantes del Faro" dónde se recupera el espíritu de los tres primeros libros. Mucha acción, novela de crímenes, muy bien insertados los flashbacks y sobre todo, la vida privada de Ericka y Patrick no interfiere para nada en la trama central. Acierto.

En primer lugar, voy a recordar dónde podéis leer mis opiniones de los seis libros predecesores: (1) "La Princesa de Hielo", (2) "Los Gritos del Pasado", (3) "Las Hijas del Frío", (4) "Crimen en Directo", (5) "Las Huellas Imborrables" y (6) "La Sombra de la sirena".

El argumento de "Los Vigilantes del Faro" sería: "Annie Wester acaba de regresar a Fjällbacka después de muchos años. Junto con su hijo Sam, Annie se ha instalado en el faro abandonado de la isla de Gråskär, propiedad de su familia. A pesar de los rumores que circulan por el pueblo sobre la leyenda de la «isla de los espíritus», en la que los muertos vagan libremente, no parecen importarle las voces extrañas que oye por la noche. Además, su antiguo novio Matte Sverin, quien también ha pasado unos años en Estocolmo y acaba de empezar a trabajar en el Ayuntamiento de Fjällbacka, aparece asesinado. Annie es la última persona que lo ve con vida. Estos sucesos le depararán a Patrik y a sus colegas de la comisaría muchos quebraderos de cabeza. Por su parte, Erica, que realiza su propia investigación en paralelo, conseguirá atar algunos cabos sueltos que serán de gran ayuda para la resolución del caso".

Lo más importante de esta séptima novela es que recupera el espíritu de las primeras. Una muy buena trama de asesinato (la de Matte) recubierta de al menos otras 2 tramas más: La del pasado del Faro en 187x y la de las vidas personales de Ericka, Melberg, Paula, etc. Esto es una acierto, ya que todas se complementan y quedan bien, sin interferencias desastrosas como en libros anteriores.

La otra característica que se agradece recupera Camilla Lackberg con mucho acierto es la de mezclar con mucho acierto y alternancia la historia presente con acontecimientos del siglo XIX. La misteriosa historia de Emilie, Karl y Julian en la isla de Graskär encaja muy bien con el tono triste y "paranormal" (y hasta ahí puedo decir) de todo el libro. 

La Lackberg podrá tener defectos, que los tiene, y ha metido la zarpa con al menos tres libros de los siete que he leído, pero tiene una virtud muy buena, que sabe incluir temas de actualidad que atraen al lector a la historia. En "Los Vigilantes del Faro" tenemos maltrato a las mujeres, con momentos espeluznantes, tema de mafias (moteros nada menos) y de tráfico de drogas. Estos dos últimos menos, pero como decía, el tema del maltrato le da un buen repaso. Y además nos adentramos en la Suecia más "normal". En Suecia se vive bien, pero hay asesinatos, hay mujeres que sufren infinito, como en todo el mundo. Estas historias consiguen tocar la fibra sensible del lector, añadiendo suspense y misterio a la trama.

Como parte negativas, la parte de Annie es un poco previsible, tanto por el misterio que se desvela, como por el desenlace de "su" historia. Pero por lo demás, el libro es muy entretenido. De nuevo misterio y crimen, acción y personajes reconocibles (grande Melberg metiendo la pata as usual) en una saga que vuelve a repuntar. Sin más.

No hay comentarios: