viernes, julio 04, 2014

El Lobo de Wall Street

Película más o menos reciente que he podido ver gracias a los canales de pago del hotel en el que he estado esta semana. La cinta de Martin Scorsese es muy intensa, es un carrusel de sexo, drogas, alcohol, fiestas, desenfreno y millonarios malgastando dinero. Pero también es una historia muy dura, fría por momentos, pero como digo dura. Si la vida de Jordan Belfort fue la mitad de lo que se muestra en "El Lobo de Wall Street" es como para no querer vivir así nunca.

"El Lobo de Wall Street" cuenta más o menos la siguiente historia: "Se cuenta la historia de un agente de bolsa de Nueva York, Jordan Belfort (interpretado por DiCaprio). De esos que se han hecho a si mismos, de la nada a ser millonario. De empezar siendo una mierda a ganar 23 millones de dólares en 4 horas. Pero la vida en la que se mete es una mierda: drogas, putas, corrupción, ilegalidades. Y encima se niega a cooperar en un caso de fraude de títulos que involucra la corrupción en Wall Street, el banco comercial e infiltración de la mafia. Basado en las memorias del propio protagonista, somos testigos de lo mejor y peor de su vida.".

Lo mejor de la cinta es la interpretación de DiCaprio. Una vez a las órdenes de Scorsese demuestra que cuando el papel está bien hecho, bien dirigido y se le da espacio, este tío es capaz de interpretaciones muy pero que muy buenas. Eso si, se encasilla en extremos, en personajes que llevan lo suyo al límite. Quizá en personajes más calmados o normales (como por ejemplo el agente del FBI de esta película) no cuajaría. En cualquier caso, estamos hablando de una interpretación magnífica.

Lo siguiente que destaca es la dureza de la película. No me refiero a lo explícito de las escenas subidas de tono o como se muestra el consumo de drogas, etc. No. Me refiero a que eso PUDO ser así. O mejor dicho, ERA así. Qué esa gente (los millonarios repentinos, productos de engaños en bolsa) se comportaran así DA ASCO. Y pena, mucha pena. Se ejemplariza en una escena de la cinta, cuando DiCaprio puesto hasta arriba y muy pero que muy fuera de si, intenta llevarse a su hija con él. Lo que ocurre, que podría haber sido una tragedia ejemplariza la mierda de vida que lleva. El nulo amor que conoce. Es muy triste.

...y es que la cinta nos cuenta eso de que el dinero no da la felicidad. No, ni mucho menos. La vida de Jordan es una mierda, y la de los que le rodean. Si alguien desea eso como su modelo de vida, está enfermo.

La cinta tiene momentos delirantes, surrealistas, pero están perfectamente narrados y mostrados. Scorsese es un maestro a la hora de planificar escenas grandes, excelsas, con resultados imprevistos. Si, también parece que la película se descontrole por momentos, pero sólo lo parece. Tanto el guión como la dirección se encarga de volver al redil y de cerrar la historia de manera magistral.

Por cierto, el papel de Matthew McConaughey, pequeñito pero crucial al principio es magnífico. Tanto en el guión como lo que hace el actor. Además ha coincidido este película en el tiempo con mi visionado de "True Detective" así que sólo puedo decir que McConaughey es un grandísimo actor cuando quiere y las demás circunstancia se alinean. Merece la pena.

En fin, una película larga, dura, excesiva y por momentos desconcertante. Pero es un peliculón. Una de esas joyas que Escorsese nos regala casi sin querer. Si, quizá la historia está exagerada (no he leído las memorias del propio Jordan), quizá los personajes femeninos (todos) dan asco. Pero no se trata de eso. "El Lobo de Wall Street" es una descarnada crítica a una vida de mierda por culpa de los excesos (drogas, mujeres, ambición, estafas, etc.) pero sobre todo, por culpa del dinero. Vil dinero.

No hay comentarios: