lunes, julio 14, 2014

HUGO: La Luna es una Cruel Amante

Qué gozada. Qué disfrute. El que tengo un libro en las manos y no lo esté disfrutando debería dejarlo ahora mismo, y buscar algún libro que le vaya a llenar más. Si te gusta la SF, la de toda la vida, la que era una mera disculpa para contarnos historias sobre el ser humano y las cosas que le pasan, debería leer SIN FALTA "La Luna es una Cruel Amante" del gran Robert A. Heinlein. Es soberbia, es muy buena, es sencillamente SF en estado puro. Es un Hugo por todo lo alta.

Qué un libro publicado en 1966 hoy, 48 años después, siga siendo actual, entreteniendo como ninguno, audaz, bien escrito, y sobre todo, maravillando por las cuestiones humanas de las que trata, es suficiente para justificar que estamos ante una grandísima obra. Un libro de Ciencia Ficción (con mayúsculas) que aunque sea pura SF, trata de muchas otras cosas importantes e interesantes, y que la puesta en escena en la Luna es una mera justificación para ello.

El argumento simplificado de "La Luna es una Cruel Amante" sería: "La Luna está habitada bien por nacidos en ella, bien por expatriados de la Tierra. Estos últimos presos y maleantes enviados a cumplir condena allí. Pero la Luna sirve de fuente de mucha materia prima y cereales a la super-poblada Tierra, y es por tanto un recurso muy pero que muy necesario. Sin embargo sus habitantes quieren ser libres e independizarse de la tiranía de la Tierra y sus gestores. La historia la protagoniza un lunático técnico en ordenadores (Mannie), que junto con uno de ellos, que adquiere conciencia humana por si mismo (Mike) así como con varias otras personas (anarquistas racionales, revolucionarios de la resistencia lunar, etc) planean una guerra de independencia contra la Tierra, en pos de una sociedad libre en la Luna.".

La historia es mucho más que todo eso. Si, hay mucha política en la misma, y todo gira en torno a la lucha de que modo de gobierno, si es que hay alguno, puede ser bueno para la libertad de un pueblo, la justificación del levantamiento en armar, y el uso de la fuerza. Pero todo eso, que es el eje central de la trama en la que se ve envuelto el protagonista está rodeado de otras muchas cosas. La más singular es la historia de Mike (abreviatura de Mycroft Holmes). Como el ordenador adquiere conciencia de si mismo, se humaniza y tiene como amigos a Mannie, Wyoming y El profesor. Y como su inteligencia y capacidad de proceso será un factor determinante para la revolución.

Pero además la novela nos habla del matriarcado, de la poligamia, del amor entre iguales. De la importancia de la familia, o al menos de la importancia del amor fraternal. También nos habla de las diferencias, no sólo en la Luna, si no en la Tierra. Un insólito recorrido por una Tierra futurista pero-no-tanto en el que los lunáticos van descubriendo costumbres muy raras, para ellos claro. Pero se habla del papel de la ciudadanía en el gobierno, de los medios de comunicación (y su control, tan actual a 2014), de revolución, de anarquismo, de liberalismo. Se da un repaso a la Independencia de USA, y a otras muchas cosas.

El ritmo de la narración rápido es increíble. No hay momentos de respiro, ni en los momentos iniciales dónde se nos presenta la ambientación y los personajes. Vale, suena a lector viejo, pero NO HAY NADA COMO LOS CLÁSICOS. Además de ser una novela divertida e inteligente, sin que se pueda decir que le sobra un párrafo o una frase. Todo cuadra.

Y ojo, esto está escrito antes de que el hombre pisara la Luna. Antes de que los súper-computadores fuesen lo "listos" que son hoy. Es eso, ese regusto a que Heinlein se adelantó un poco a su tiempo, como en la SF clásica que no pasa de moda, lo que a veces hasta asusta. La descripción de la sociedad trabajadora lunar, como han construido sus cuevas, su catapulta, los transportes de cereales Luna a Tierra, etc. Todo está precisamente descrito y cuadra, como no.

Heinlein es muy ingenioso. No hay más que leer "Tropas del Espacio" y esta novela para ver como es capaz de defender modelos de gobierno totalmente contradictorios a través de la SF en las novelas. Su ingenio, unos diálogos preciosos, apabullantes, con mucho humor, unos personajes construidos con infinitos matices, incluido el cachando ordenador Mike que en muchos momentos es más humanos que algunos terrícolas y una ambientación pura de SF, hacen de "La Luna es una Cruel Amante" una delicia de obra.

En fin, un libro con un montón de ideas contadas. Fantásticamente contadas. Con una prosa sencilla pero una narración a un ritmo frenético que absorbe. Heinlein hace cualquier cosa interesante, y le da vueltas para que además encaje en una SF clásica. Una joya, un preciso premio Hugo.

No hay comentarios: