martes, julio 08, 2014

True Detective

La serie del 2014 sin duda alguna. Muy por encima todas las demás que he visto este año, incluyendo la desilusionante temporada 4 de "Game of Thrones". "True Detective" desde la semana pasada pasa al Olimpo de las series. Ese Olimpo con "Burn Notice", "Lost", "big Bang Theory", "Sherlock", etc. De hecho, el producto de HBO, as usual, es más que una serie. Se trata de una película de 8 horas, entregada en píldoras, en ocho píldoras a cual más bella. Vale, no es genial, no es una obra maestra, quizá no sea tan redonda como podría haber sido, pero el viaje que propone la primera temporada de "True Detective" es MARAVILLOSO, es ASOMBROSO, a la vez que tenebroso, duro y sin concesiones.

"Solo mira a un hombre a los ojos. Está todo ahí. Todo el mundo lleva puesta su hambre y su obsesión, ¿sabes? Solo hay que ser honestos sobre a dónde puedes llegar. La habitación cerrada"

El argumento es muy sencillo. Asistimos a 17 años de vida de dos personajes. Dos policías de de la División de Investigaciones Criminales de la Policía Estatal de Luisiana investigan un asesinato en extrañas circunstancia de una mujer. Martin Hart (Woody Harrelson) y Rustin "Rust" Cohle (Matthew McConaughey) forman la pareja más extraña de detectives. Son dos almas muy opuestas que se enfrentarán al mal, durante muchos años. Pero el mal no sólo es el asesino que persiguen, no. El mal pueden ser ellos mismos, o como dice uno de los protagonistas: "El mundo necesita hombres malos. Mantenemos a los otros hombres malos a raya".

"Es miércoles pasado mediodía. El miércoles e uno de mis días libres. En mis días libres empiezo a beber al mediodía. No interrumpáis eso"

La serie es magnífica. En muchos aspectos, pero se basa en tres ejes muy, pero que muy bien hechos. El guión, el ritmo de la narración y los dos actores en ABSOLUTO estado de gracia. Empezando por estos dos últimos, son DOS ABSOLUTOS PROTAGONISTAS. Matthew McConaughey lleva a la perfección al extraño, ateista y nihilista detective. La transformación a lo largo de los 17 años de trama es expectacular, pero sobre todo su capacidad para centrar en sus diálogos, en sus movimientos, en su interpretación el peso de la espectacularidad de la serie. Y a su lado le da la réplica Woody Harrelson. Con un personaje quizá sobre el papel más sencillo, encarna al arquetipo de detective borracho y putero. Duro, ramplón pero que también tiene un carácter impresionante para hacer frente a su compañero. Hay momentos entre los dos que la trama parece desaparecer (y te olvidas que en el fondo persiguen a un asesino) y sólo quieres sentir como actúan, como luchan interpretativamente para captar hacía sí mismos al espectador. ESPECTACULAR.

"La vida da a duras penas para ser bueno en una cosa. Así que ten cuidado en elegir en qué quieres ser bueno"

El ritmo de la narración es FANTÁSTICO. Es lento, pero da igual. Es sofocante, es duro. Buena parte porque está plasmando Luisiana, el calor, y eso se nota. Además la narración con las dos líneas temporales ayuda mucho a que el ritmo sea muy extraño. "True Detective" te mantiene sin pestañear pese a cómo están narrados los hechos, maravillosamente lentos, pero que de repente eleva el ritmo unos momentos, estás en un thriller callejero, policial, te pones sin respirar y de nuevo volvemos al ritmo cansino. Además, los capítulos estaban repletos de pistas que señalaban a diferentes aspectos de la propia historia, metarreferencias que han ayudado a crear la mitología de la serie.

"El mundo necesita hombres malos. Mantenemos a los otros hombres malos a raya".

Y el guión. Es el construye la historia. Define a los dos personajes, pero también a los demás, ojo, que no sólo son los dos protagonistas. La mujer de Hart está perfecta en el papel y en la interpretación, por ejemplo. Es el guión el que nos lleva por la atmósfera de Luisiana, como un personaje más. Tengo la suerte de conocer ese estado, de conocer New Orleans, y es que es así. Pesado, duro, sofocante, y así son los de allí, con esas rarezas en el pensamiento, religiosidad al máximo, pero temerosos de los desconocido, como el vudú. Es el guión el que nos lleva desde el 2014 a 1995, pasando por otras épocas. Y es el guión el que dibuja escenas duras, momentos épicos.

"Claro que soy peligroso, soy policía. Podría hacer cosas terribles a la gente con total impunidad"

También es cierto sobre esto último que la realización y la producción de HBO es infinitamente buena. Como ya han demostrado en otras ocasiones, aquí no se estima. La buena realización queda plasmada en escenas tan impactantes como ese plano secuencia del final del cuarto episodio. O el asalto en 1995 a la casa de los sospechosos contado de dos manera diferentes, o ese final anti-climático. Muchas, pero que muchas escenas que ya son míticas.

"Creo que la conciencia humana es un trágico paso en falso en la evolución"

Finalmente añadir que toda la serie está plagada de diálogos alucinantes, pero quién dice las mejores frases, y quién las dice mejor es Rust. Todo lo que dice tiene algún sentido, y muchas veces, varios. Sólo por eso merece la pena. Además de una banda sonora acojonante, con un tema principal en los títulos de crédito ("Far From Any Road", de The Handsome Family) impresionante.

En fin, una pedazo de serie. Un must see para todo el mundo que disfrute con este tipo de series, y sobre todo, para ver buen cine en formato de una hora. Genial, sin más.

No hay comentarios: