miércoles, agosto 27, 2014

Capitán América: El Soldado de Invierno

He de recordar que allá por noviembre de 2011 me gusto (y mucho) la película sobre El Capi. Podéis leer lo que dije de ella aquí. El resumen es que fue una buena cinta de superhéroe de cómic, bien hecha en su primera mitad, con grandes momentos, pero que flojea en el conjunto, y sobre todo en su clímax final. Fue una agradable sorpresa. Sin embargo, "El Soldado de Invierno" en esta su segunda parte (y tras la mierda de Los Vengadores) no tiene nada de eso. Me he aburrido, me ha parecido muy pero que muy previsible, y sobre todo, falta de ganas por que el espectador se lo pase bien y disfrute.

El argumento de la cinta sería. "Algo pasa en Shield. Las cosas no son lo que parecen y hasta el mismísimo Nick Furia podría ser un corrupto y estar en contra de la organización. Le tocará al Capitán América y a la Viuda Negra investigar lo que pasa, enfrentándose a un nuevo y temido enemigo (El Soldado de Invierno) y sin poder confiar en nadie. Descubrirán que el pasado les persigue y que Hydra está aún muy viva y amenaza a toda la humanidad.".

El guión es nefasto. No sólo es previsible cada cinco minutos. No me digan que no sabían lo que pasaba con Furia, quién era el Soldado de Invierno, cuales eran las intenciones de Redford, como entraría la Viuda Negra en la última reunión y que haría el Soldado de Invierno en el último momento. Todo es anticipado por el espectador como si asistiera a un escaparate que ha visto cienes de veces. Pero es que además la historia no cuenta nada nuevo (y no es casualidad que Hydra se repita, más que el ajo).

Además las escenas de acción son insulsas, repetitivas y excesivas. Repetitivas hasta el punto de que le Capi se pasa toda la cinta HACIENDO LO MISMO. Los mismos saltos, las mismas persecuciones y los mismos lanzamientos de escudo. Se encarga mata a sus enemigos todo el rato de la misma forma. La única sabie nueva es la de "Halcón" Wilson y es desaprovechada en la primera oportunidad (además de caer en la repetición como todo lo demás).

Como digo, en esta segunda entrega Buck Rogers es soso, muy soso. En la anterior era divertido, con humor, además de encarnar al héroe por excelencia. Aquí es un títere sin cabeza disfrazado con mayas. La dirección ha fracasado tanto en dotar a una cinta de cómic de superhéroes de drama y épica, jugando con la tramas políticas de medio pelo (que como digo se adivinan en el momento exacto que sale por primera vez Robert Redfor, que por cierto, la escena final suya es patética).

La cinta está llena de tópicos que ya hemos visto, un sin sentido de escenas de acción, efectos especiales y naves "espaciales" que dan vergüenza ajena, sobre todo en esa caída final imposible. Además, si en la primera parte de 2011 mencionaba que me gustaban determinados diálogos y escenas, aquí dan vergüenza ajena, sobre todo esa parte moñas del pasado de Buck, o las conversaciones con la Viuda Negra, florero una vez más. Pobre Scarlett.

En fin, una cinta que sigue el bochornoso camino de "Los Vengadores" en lugar de la senda correcta que marcó de Joe Johnston (con la ayuda del guión Christopher Markus y Stephen McFeely y la magnífica música de Alan Silvestri y el gran diseño de producción de aquella "Capitán América: el primer vengador"). Otro subproducto de Marvel para seguir sacando personajes y películas, sin ofrecer nada interesante. Una pena.

No hay comentarios: