viernes, septiembre 05, 2014

El hobbit: Un Viaje Inesperado

Quienes me conocen, y/o se pasan por este blog sabrán que la trilogía de Peter Jackson de "El Señor de los Anillos" me pareció un truño. Bueno, es un resumen muy grande, básicamente una primera muy buena película, pero dos siguientes muy pero que muy malas. Sin más. El mayor problema de estas dos últimas es que Jackson las convirtió en un circo sin sentido, incapaz de saber hacer y mostrar épica, y además deformó totalmente el sentido literario de toda la saga. Con estas premisas no era espectador de Cine para "El hobbit: Un Viaje Inesperado". Eso si, me apetecía verla tiempo después en la tele, al menos para ver como se destrozaba reflejaba el original literario.

La conclusión es clara. Jackson sigue sin poder hacer una cinta que emocione de verdad al espectador. Sigue sin poder mostrar la épica de un viaje hacia lo desconocido. Sigue incapaz de hacer que un metraje tan largo (más de 160 minutos) funcione en un todo. Sigue siendo una composición de "set pieces" algunas acertadas y otras muy poco. Eso si, como espectáculo de luces, colores y acción, Jackson si tiene una mano magistral para ello.

El primer problema es la narración. Jackson sigue enfrascado en planos aéreos, movimientos de cámara innecesarios, recorridos excesivos paseando la cámara por escenarios que ya conocemos y montones de tiempo recreándose en algo. La narración (y la acción) tarda 50 minutos en empezar ¡¡El viaje que da título a la película!!. 50 minutos de juegos entre el mago, los 12 enanos y el hobbit. Eso lastra toda la parte siguiente, mucho más amena, aunque repleta de escenas bochornosas. Si al menos esos primeros 50 minutos sirvieran para que pudiéramos sabernos de memoria los nombres de los enanos, o conocer de dónde viene cada uno y qué hace, pues bien. Pero no. Es una acumulación de minutos sobre payasos pequeñitos que ni nos va, ni nos viene. Sólo conoceremos a Balin y Thorin. El resto son bufones prescindibles.

El siguiente lastre son Ian Holm y Elijah Wood, y Lee/Saruman y otros muchos más detalles. ¿No me explico?. Me refiero al hecho de que esta cinta haya que relacionarla PUNTO POR PUNTO  y PERSONAJE a PERSONAJE con "El Señor de los Anillos". Parece que Jackson nos tiene que recordar que hizo tres taquillazos y que estos es la precuela y tienen que ser tres taquillazos también. Lo siento, las escenas metidas con calzador para que coincidan situaciones, personajes y hasta diálogos con las películas anteriores son bochornosas, a la par que es insultante para el original literario.

Tercero, el malo. Claro, esto es una película que cuenta un viaje. Tenemos que cortar justo cuando están llegando a su destino. Por el medio ponemos aventuras. Pero claro, el público necesita un malo (es el esquema Hollywood 100%) y entonces ponemos una siniestra y muy mal hecha historia entre Thorin y Azog. Qué no cuadra, que queda muy sosa y que rompe por completo la escapada del tugurio de los trasgos, y en general ralentiza todo, teniendo que explicarnos cosas que no encajan. Qué si, que las escenas de lucha son preciosas, precisas y espectaculares, pero desprovistas de épica, de sentimiento (ni la escena de Thorin agradeciendo a Bilbo su azaña tiene chica) y sobre todo de necesidad. Una pena.

Y luego están las escenas bochornosas. Esa escapada de la guarida de los trasgos es inútil y forzada al máximo, teniendo que tragar con espectacularidades que no cuadran, además de un personaje, el Gran Trasgo, que es de vergüenza ajena, de verdad. Aunque para personajes bochornosos está Radagast, que en si mismo da para hacer un post entero sobre lo que no debe ser un personaje en una cinta seria.

Sin embargo la cinta tiene cosas buenas. Ya he mencionado las escenas de acción, que pese a no tener alma, son excelentes ejercicios de espectacularidad, efectos especiales, y en definitiva del cine comercial del que es deudor. También hay otras escenas casi magistrales, como el juego de adivinanzas de Bilbo y Gollum, y en general todo Gollum, como siempre. También todo lo relacionado con los trolls, escena cómica y de acción y bien hecha. Pena que toda la cinta no es así.

Además está en la parte positiva Martin Freeman. La cinta la levanta y soporta él sólo. No sólo por ser el mejor Bilbo Bolson posible, si no que se toma muy en serio su personaje y lo borda. Es capaz de mejorar la función y que el espectador en vez de desconectar siga atento a lo que pasa. Pequeños gestos, reacciones y mucho talento. Sólo en la escena en la que se pone el anillo, le da sopas con honda a Elijah "alelado" Wood cuando hacía lo mismo. Su Bilbo es sencillo, como un hobbit, pero repleto de salidas en cada momento que lo hacen especial. Además destaco a un muy bueno Richard Armitage que nos ofrece un Thorin atormentado, complejo y líder.

En fin, una película de excelente entretenimiento, muy bien hecha, pero que carece de alma. Espectacular pero excesiva por la manía de alargar las secuencias para hacerlas más y más espectaculares. Que tiene escenas mágicas mezcladas con absurdos y bochornosos momentos, rociados de demasiadas casualidades y ridículo. Muy bien interpretada (Bilbo, Gollum, Thorin, Elrond) y con una banda sonora (as usual en Howard Shore y estas trilogías), pero que en su conjunto sigue sin ser la obra definitiva que nos venden, sin ser el grandísimo espectáculo que algunos se creen. Una pena.

No hay comentarios: