miércoles, septiembre 03, 2014

The Expendables 3

Es una pena no haber podido ir al cine a ver la tercera entrega de "Los Mercenarios". Y también es una pena que la fórmula no haya funciona tan bien esta tercera vez. Si "The Expendables" y "The Expendables 2" me parecieron dos grandísimas películas (podéis hacer click en los títulos y os lanzarán mi opinión de ellas), esta última entrega (por ahora) decae mucho. Sobre todo porque tarde 80 minutos en hacer honor a sus predecesoras, de los 126 minutos que dura, la primera parte es muy mala. Eso si, cuando despega, sigue fiel al espíritu de la saga.

"The Expendables 3" tiene el mismo argumento sencillo, ramplón, pero efectivo que sus hermanas mayores. Sigue siendo un homenaje y amor profundo a ese cine o género de mamporros, hostias, tiros y tipos duros. Ese sabor ochentero que algunos tanto echamos de menos algunas veces. Si es cierto que se complica un poco más, en esa parte inicial que no funciona tan bien, metiendo el relevo generacional y "nos hacemos mayores" con calzador. Pero al final funciona.

El resumen del argumento sería: "Los Mercenarios rescatan a un viejo compañero que lleva ocho años encerrado, para completar el grupo cada vez más diezmado por las bajos. Con esta "nueva" incorporación se enfrentarán a una nueva misión, la de eliminar a un peligroso contrabandista. Pero en el último momento todo se va al garete al descubrirse la identidad de dicho personaje, que debería llevar años muerto, y sin embargo está muy vivo. Barney (Silvester Stallone) empezará una causa solitaria para eliminarle, prescindiendo del resto del equipo al que considera acabado por viejos. Así que reclutará a un nuevo equipo de Mercenarios mucho más jóvenes, rápidos y con modernas técnicas y gadgets. Sin embargo la vieja escuela no se quedará de brazos cruzados en el retiro.".

Cómo decía el argumento es igual casi igual de simple como antes. Hacemos una misión, sale mal y nos vengamos en otros súper misión. Sin embargo el tema del relevo generacional y el momento os dejo compañeros del alma porque estáis viejos, aunque el más viejo sea yo, pero como soy el jefe, guionista, productor y estrella. sigo haciendo misiones con yogurines, NO FUNCIONA. No funciona ya que traiciona al espíritu mismo de The Expendables, que no era otro que hacer una película que se reía de si mismos.

Por eso decía que The Expendables 3 vuelve a funcionar, regresa en el momento en que la acción entre el grupo nuevo y el grupo viejo se desata, en un climax final que llega a durar casi 30 minutos.Como decía, cuando regresan los mejores diálogos, los mejores chistes y demás, y cuando la película se centra en esa acción desmesurada, cachonda, sin límites y pura, de espectáculo 100% crudo, es cuando vuelve el espíritu y la película funciona, de nuevo.

Los personajes de nuevo están por encima de todo. Cada uno es como es, haciendo lo que sabe hacer. Además, de nuevo se ha conseguido que todos luzcan, todos tienen sus momentos de gloria, tanto en escenas de acción como cómicas. Los gags de Statham y Snipes, los chistes a costa de Jet Li, la presencia imponente de Stallone, incluso lo mayor que está Harrison Ford pero encaja como un guante en su papel, acción incluida. Mel Gibson lo hace genial como malo, se nota que lo da todo, e incluso se podría haber ido más allá con él. Los nuevo bien, sin eclipsar a los veteranos pero aportando. La presencia del doctor Frasier (AKA Kelsey Grammer) en un pequeño pero importante papel es un muy buen punto. Pero lo mejor lo trae Antonio  Banderas (nunca creía que diría escribiría esto). Su personaje es destenillante pero además necesario y bien construido. Su puesta en escena como presentación inenarrable, pero además durante todo el rato es una pieza necesaria para desengrasar la acción. Bravo!.
Finalmente añadir que los mejores diálogos y chistes están también en la parte final. Arnold tiene sus momentos (ese "Get to the CHOPAAAAAA"), Stallone se mofa de Arnold y Lie con lo de la habitación, y Jet Li y Dolph Lundgren siguen a la gresca sobre la altura del primero y la brutalidad del segundo. Las competición entre Statham y Snipes cruzando referencias también está muy bien. Además mucha de esta parte cómica está en una reunión final, dónde se ríen unos de otros, y en definitiva, como en toda la saga de si mismos, que eso es fundamentalmente The Expendables.

En fin, una nueva entrega de una manera de hacer cine de acción de mamporros, hostias, tiros y tipos duros. Le cuesta arrancar, pero cuando lo hace, es 100% espectáculo 100% genuino, cine de entretenimiento BIEN HECHO, el cine sin pretensiones, o mejor dicho, con la gran pretensión de divertir haciendo las cosas profesionalmente. Eso si, sólo para incondicionales de The Expendables.

No hay comentarios: