martes, octubre 28, 2014

Cartas Sobre la Mesa

Otro libro de la magistral Agatha Christie que me he leído. Este "Cartas Sobre la Mesa" me tiene desconcertado. Me ha parecido magistral, precioso, pero sin embargo excesivamente sencillo y demasiado soprendente. Quizá es una mezcla muy rara como se ha desarrollado el desenlace.

El argumento de este libro sería: "El señor Shaitana es rico, famoso y estrambótico personaje muy dado a coleccionar. Además de ser famoso por sus alocadas fiestas. Se trata de un hombre del que todos desconfían, incluido Hércules Poirot. Shaitana defiende una extraña teoría sobre el asesinato como forma de arte, y de hecho se jacta ante el detective Belga de poseer una colección privada de asesinos. Poirot convocado con otros tres criminólogos y cuatro supuestos asesinos, inician tras la cena una partida de bridge. Pero al final de la partida descubren que el anfitrión ha sido asesinado por uno de sus invitados. Estamos ante un asesinato con un número de sospechosos muy limitado (sólo cuatro) pero ciertamente con muy pocas pistas, tan sólo el registro del desarrollo del juego de naipes. Nos lanzaremos con los cuatro sabuesos a una caza por el asesino, historia conducida magistralmente llevando a falsas pistas y sorprendente final.".

El libro parte de un prefacio escrito por la propia Agatha. Son un par de párrafos dónde compara las novelas policíacas con las carreras de caballos. Y hasta ahí puedo leer, aunque aviso, que desde el prefacio está jugando con el lector la querida señora, aunque este pequeño escrito no tenga nada que3 ver con la trama, pero sí, con la manera de contar las historias de la anciana.

El mayor handicap que "Cartas Sobre la Mesa" tiene que superar es que se trata de un crimen de "habitación cerrada". Sabemos quién puede ser el asesino y sólo puede ser uno de los cuatros. Sin embargo, as usual, la escritora trata de despistarnos, primero haciéndonos creer que puede ser cualquiera (vale, esa es la premisa de la reunión de Shaitana) y después cargando el muerto de una lado para otro. Sin embargo, como decía al principio, se basa mucho en la personalidad y psicología de los JUGADORES DE BRIDGE. Y claro, como aquí no tenemos ni guarra de como se juega, Poirot frente a los lectores de aquí, tiene mucha ventaja.

Aunque así el libro es sorprendente y muy bueno. Los personajes están muy bien definidos, sobre todo el pasado de los cuatro sospechosos. Se producen los giros necesarios e interesantes, sobre todo al final de la novela. En cuanto a los sabuesos que investigan, todos se lucen y se complementan a la perfección, siendo cuatro formas de investigar muy diferentes. Eso si, el belga se alza con el triunfo sobre los demás, o mejor dicho, con ayuda de los demás.

En fin, una nueva novela más de la Christie. Sorprendente, muy fina y bien hilvanada, aunque algo alejada del lector en algún momento.

No hay comentarios: