miércoles, enero 07, 2015

HUGO: La Guerra Interminable

Este premio Hugo a la mejor novela de 1976 tendrá el honor de ser el primer libro leído acabado en 2015 por mi. "La Guerra Interminable" ha sido toda una experiencia. Un libro magnífico, sin duda.Un premio Hugo que hace honor al mismo. ALUCINANTE, PRECIOSA. Science Fiction PURA. Poco más puedo decir en esta entradilla.

El argumento de "La Guerra Interminable" se resume en: "La Tierra, como planeta, comienza una guerra en el espacio con los Taurinos, seres de otro mundo que chocan con nosotros por la colonización de un planeta. Recién descubierta la manera de "saltar" de un mundo a otro a velocidades superiores a la de la Luz, las tropas terrestres comienzan una guerra que durará siglos en la Tierra, pero que serán sólo unos pocos años para los soldados. Asistimos a esta guerra tan larga (y a la vez tan corta) de la mano de Mandella, un científico que empieza su carrera como soldado.".

A la novela le cuesta arrancar. Me refiero a arrancar sobre lo que trata en realidad. Me explico. Parece que estamos ante una "simple" novela de guerra espacial, sin embargo es mucho más profunda de lo que parece. El comienzo es increíble, con esa instrucción que recibe Mandella en el espacio. Dura, fría, con muertes constantes y sin concesiones. Pero sin embargo, las claves de la novela se revelan más tarde. Por un lado tenemos la carrera armamentística de los contrincantes, reflejada en varios combates que aunque seguidos para Mandella, tienen siglos de separación tecnológica. Y por otro lado, el tema principal: las consecuencias relativistas de los viajes espaciales a velocidades cercanas a la luz.

Como decía, al principio parece que estamos ante "Starship Troopers" (otra obra maestra) pero Haldeman quiere contar, además, otras cosas. No en vano, el resultado es que nos encontramos ante una de las mejores novelas de SF que he leído, no sólo en lo que se refiere a batallas espaciales, sino a viajes espaciales y al tema de la teoría de la relatividad.

Por un lado, las batallas, varias, narradas por Haldemas son desternillantes, a la vez que crudas y duras. Los trajes espaciales (y su evolución en el tiempo) así como las armas empleadas (y u evolución en siglos) tienen un aspecto muy importante. La narración es trepidante, dura y sin concesiones. A veces nos relata lo ridículo de la batalla que dura segundos y que puedes morir por una tontería o fuego amigo. Otras veces, interminables maniobras espaciales realizadas a distancias que derivan en un resultado fatal. Todo narrado con precisión y armonía.

Como digo, un ritmo trepidante y magnífico, salpicado con notas personales de Mandella aquí y allá, además con su carrera como soldado creciendo de rango a medida que va ganando experiencia. Pero como decía, el eje central es el de los saltos temporales, hilo argumental que centrará los problemas de Mandella al envejecer "sólo" unos años mientras que la tierra avanza unos 7 siglos. Todo bien narrado, sin que el lector se pierda. Veremos claramente la evolución del personaje, no sólo con los distintos rangos que va adquiriendo, sino en su psicología y sentimientos, y sobre todo, con cada época que le toca vivir. En este sentido, el tema del sexo en el ejército y en la Tierra, magníficamente explicado por el autor, será un "lev motiv", pasando de la heterosexualidad libre, a la homosexualidad forzada para controlar la población. Magnífico.

Otra faceta magnífica es la capacidad de Haldeman para explicar, no sólo lo comentado sobre los saltos temporales, si no la multitud de mundos, las abismales distancias entre ellos, así como los efectos de los ataques coordinados en un tiempo de siglos. Cómo avanzar tecnológicamente (a la vez que el enemigo) y hacer maniobras y planificaciones que tendrán eco siglos después. ¿Cómo coordinar esto?. Haldeman lo explica y describe perfectamente, sobre todo, dado que Mandella, el protagonista, sufre en sus carnes la peculiaridad de esta gestión. 

En este sentido, se revela que "La Guerra Interminable" también habla sobre el desengaño y la inutilidad de la guerra. La incapacidad de los mandos para gestionar a los soldados, mandarlos a la muerte segura. El final de la novela, y como quedará la relación Tierra vs Taurinos, y el origen verdadero de la guerra, será una moraleja de esta maravillosa historia.

Por cierto, a lo largo de la lectura del libro, no podía olvidar la película "Interstellar".  Aquí también se hablaba de los viajes en el tiempo, agujeros de gusano (o "colapsares" en el libro de Haldeman) y como afecta la dilatación del tiempo. La película es de 2014. El libro de 1975. Pero ambas son certeras en muchas cosas y por supuesto, "La Guerra Interminable" es un libro cien veces mejor. Eso demuestra que la SF de este libro es genial.

En fin, “La Guerra Interminable” es un libro magnífico que hará las delicias de los amantes de la buena Ciencia Ficción. Un premio Hugo impecable, una narración magnífica, trepidante, y una historia tan aterradora como intrigante y atrayente. Hay que leerla.

1 comentario:

Fernando Sanz dijo...

Muy buena entrada socio!!