martes, abril 28, 2015

Birdman

Tenía muchas ganas de ver esta película, considerada una de las mejores del año 2014, que además ganó varios premios, entre los que destacan los Óscars a Mejor película, Mejor director, Mejor guion original y Mejor fotografía. Sin embargo, ha ocurrido una de esas de expectativas versus realidad. Las expectativas eran muy muy grandes y sin embargo el resultado final de esta cinta de Alejandro González Iñárritu es muy agridulce, siendo más agrio que dulce.

El argumento sería: "Asistimos al (pre)estreno de una obra de teatro en Broadway. Dirigida, escrita y protagonizada por Riggan Thomson, un decadente actor de Hollywood (Michael Keaton) famoso por su papel del superhéroe Birdman. La obra es una adaptación teatral de un cuento de Raymond Carver. Riggan lucha por ganar verdadero reconocimiento como actor, y ha invertido todo, en el amplio sentido de la palabra, en esta obra. Le acompañan actores de prestigio (encarnados por Naomi Watts, Amy Ryan y Edward Norton), su representante, abogado y amigo (Zach Galifianakis), así como su hija (Emma Stone)."

La cinta está compuesta como una oda al teatro, a los actores, a esa forma de vivir un estreno de una obra en la meca del teatro. Asistimos con estupor a todo lo que se cuece, a los egos y a las luchas por ser el mejor. Y lo vivimos desde el Cine. En ese sentido la película es una maravilla, una de esas cintas que muestran actores en momentos mágicos haciendo lo que más les gusta.

Además la cinta es de humor negro, muy negro. Tanto el personaje de Keaton, que tiene mucho de autoparódico y de que Riggan podría ser él mismo en la vida real, como los demás personajes son en algunos momentos fieles reflejos de una realidad muy cruda. Todo rodeado de chistes muy finos sobre la realidad de los actores actuales. Esas referencias a que "a todo el mundo le ponen una capa ahora" es un claro ejemplo. Además, la cinta, con ese humor, pretende hablarnos de esa realidad en la que el Cine ha convertido en héroes a actores sin que realmente se hayan demostrado. O si, no se sabe. Parece que el teatro es la prueba definitiva. Y finalmente, todos los actores han participado en cintas anteriores de súper-héroes, casi nada.

Sin embargo la cinta naufraga en muchos momentos por la repetición de mensajes, lo "pesado" que se vuelve el director y el guión en machacar tanto a Riggan como a otros personajes con su propia dureza. Además, esa dualidad de Riggan/Birdman que en algunos momentos queda perfecta y preciosa (escena del camerino tras el primer pre-estreno por ejemplo) en otros momentos es rematadamente tosca y sin sentido (el momento azotea por ejemplo).

Las interpretaciones son maravillosas. Todos son duelos interpretativos y con un carisma y una fuerza arrebatadora. Todos, sin excepción. Y todos tienen su momento de lucimiento, sus frases y diálogos demoledores. Y todos lo hacen fenomenal en este atropello de secuencias que supone "Birdman". Sin embargo, debo decir que Benedict Cumberbatch está mejor en el papel de Alan Turing en "Imitation Game" que Keaton en el de Riggan. Obviamente si no fuera por Cumberbatch, se merecería el Óscar. Obviamente la interpretación de Eddie Redmayne es la peor de las tres que he visto.

En fin, una decepción. Aunque no me mal interpreten, es una gran película y merece la pena verla, aunque puede que no les vaya a gustar. Pero sólo por las interpretaciones merece mucho la pena.

No hay comentarios: