miércoles, agosto 19, 2015

HUGO: Jonathan Strange y el señor Norrell

Mes y medio en leerle otro libro. Es un desastre para lo que suelo leer. El trabajo, los viajes y tener menos tiempo para mi ha influido mucho que mi ritmo sea mucho más lento. Y eso que los libros que leo siguen siendo muy interesantes. Este año será un mal año en cantidad de libros leídos, aunque la calidad de los que si he podido empezar y acabar vaya a ser muy buena. En fin, es lo que hay. Volvamos a Susanna Clarke y su premio HUGO a la mejor novela del año 2005.

Le tenía muchas ganas a este libro. Primero por el título tan curioso que tiene, bueno me lo parece a mi. Y segundo porque es un premio Hugo que ha recibido muchas, pero que muchas alabanzas. Además, este año la BBC (responsable de la serie de culto "Sherlock") había hecho una serie de siete capítulos. Y la expectación ha sido colmada. El resumen es que es muy buen libro. Buenísimo. Un gran exponente del premio Hugo y de la Ciencia Ficción con mayúsculas.

El argumento del libro sería, muy resumido, este: "Estamos en la Inglaterra del siglo XIX, con las guerras napoleónicas como telón de fondo. La práctica de la magia había decaído en Inglaterra hasta casi desaparecer. Hasta el día en que el señor Norrell logra que las piedras de la catedral de York hablen. La noticia del retorno de la magia se extiende como la pólvora y el señor Norrell, convencido de que debe poner sus artes al servicio del gobierno en la guerra contra Napoleón, se traslada a Londres. Allí conoce al joven Jonathan Strange, un brillante y voluntarioso mago, y tras superar algunos recelos, lo acoge como discípulo. En una época en la que sólo los charlatanes se hacían llamar magos, Norrell y Strange se proponen limpiar el buen nombre de su oficio."

El libro es complicado. No me refiero a complicado de leer, no. Es complicado en el momento que establece un mundo, un universo parecido al siglo XIX pero totalmente alternativo. La magia existe, y los magos. Y hay una tradición de muchos años de magia. Hay cientos de referencias literarias inventadas. En el libro abundan los juegos "meta-literarios", con más de 200 notas al pie que hacen referencia a obras ficticias inventadas por la autora y reseñadas como verdaderas. Son supuestos libros escolares de magia y biografías de magos, anécdotas e historias, leyendas y cuentos. Todo alrededor del propio libro. Por eso digo que es complejo. Susanna hace que leer el libro se convierta en un propio juego de leer sobre un universo creado, sobre una historia ficticia creada. Esto es impresionante. Lo logrado por la autora abruma.

Por otro lado, los personajes son geniales. Sus motivaciones, su historia, su evolución. La lucha de dos caracteres tan diferentes como son Norrell y Strange es increíble. La construcción de personajes y caracteres históricos es brillante y tiene mucho ingenio. Hasta el punto que llegas a tener cariño incluso a los personajes más repelentes y comprendes todas sus evoluciones y cambios. Y me ha gustado mucho.

Ojo, estamos hablando de una novela de casi mil páginas. Al principio puede parecer un tocho, y quizá el comienzo es lento, pero es así. Hay que seguir profundizando en la historia para apreciar esta joya. Además está escrita como una novela del propio siglo XIX, por lo tanto esto la hace especial y quizá difícil en algunos momentos.

La otra parte que quiero destacar es la imaginación de la autora. Innovar y sorprender en el campo de la literatura de Ciencia Ficción y/o Fantástica (realmente "Jonathan Strange y el señor Norrell" cabalga entre ambos géneros) es muy difícil, pero la Clarke lo consigue. Los actos mágicos que imagina son excepcionales, y en algunos casos curiosos e ingeniosos, a la par que divertidos. La parte de la guerra en la Península Ibérica es desternillante, y muy imaginativa. Realmente increíble la mente de esta autora para imaginar y plasmar estas cosas.

En fin, una verdadera maravilla. Una novela exquisita, compleja, mágica y muy muy original. Aunque me lo esperaba, me ha sorprendido mucho. Gran exponente de un Hugo impresionante.

No hay comentarios: